9° Encuentro de La Banda Lavanda

Luis Beltrán.- Tamboras de diferentes puntos del país y de España llegarán a esta localidad a participar del 9° Encuentro de LA BANDA LAVANDA durante los días 2, 3, 4 y 5 de marzo.

En esta oportunidad será organizado por TAMBORAS NI UNA MENOS –banda integrante del proyecto- en torno al eje “La apropiación sexual de nuestros cuerpos. Caminos y estrategias de transformación de lo personal a lo político”.

LA BANDA LAVANDA es un proyecto que comenzó a gestarse en el año 2004 en la CABA desde las manos, la mente y el corazón de Silvia Palumbo Jaime.

Silvia es cantautora, artista, formadora musical feminista y activista lesbofeminista de la pampa húmeda argentina. Está armado sobre una ideología de empoderamiento expresivo y cultural a favor de las mujeres y niñas a través de tambores, voces y movimientos escénicos callejeros. “La Cultura de la violación es la normalización de las agresiones sexuales que se producen sistemáticamente y no sólo de manera aislada. Permite nombrar una realidad social que muchas mujeres identificamos como sustento ideológico para la violencia de género porque nos ubica en la posición de presa sexual potencial en cualquier momento y en cualquier lugar. Esta normalización que invisibiliza el terrorismo físico y emocional que sufrimos las mujeres solo es posible en un sistema heteropatriarcal que opera con dispositivos que naturalizan la violencia y el sexismo. Dispositivos que están instalados en todas las instituciones (desde los grandes medios de comunicación hasta la justicia), y además de perpetuar, legitiman la violencia machista.

Por ello, la mayoría de las mujeres –abusadas o no – sentimos el mismo miedo. Es tan fuerte lo que sucede que nuestras conductas son modificadas por este miedo: nos cruzamos de calle, bajamos la mirada, salimos acompañadas, nos avisamos entre nosotras que llegamos sanas a nuestros hogares, etcétera”. Por ello, los propósitos de este 9° Encuentro serán visibilizar las estructuras socioculturales que permiten hacer del abuso un patrón sistemático -con una dimensión social y no individual- y generar acciones transformadoras que nos permitan combatir todas las situaciones de abuso que sufrimos cotidianamente.