Aprovechamiento de bagazos agroindustriales en la alimentación de pollos

Choele Choel.- El sábado pasado, en el Hospital Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN), se realizaron tareas de faena de pollos como cierre de la crianza de los mismos, generada en el marco del Proyecto de Investigación “Aprovechamiento de bagazos agroindustriales biodegradados por hongos Pleurotus ostreatus para la producción de alimentos funcionales destinados a alimentación de pollos parrilleros (Gallus gallus)”.

El estudio se basa en investigar cómo influye la dieta suplementada con bagazo de manzana biodegradado sobre el desarrollo de la flora intestinal, parámetros fisiológicos (proteinemia, colesterolemia y glucemia entre otros) de los pollos, así como también sobre parámetros de productividad (peso, conversión alimenticia) y  la calidad de la carne obtenida (color, textura, pH, aceptación sensorial).

Participaron de las actividades docentes, nodocentes y estudiantes de la carrera de Medicina Veterinaria que la UNRN dicta en esta localidad. A continuación comenzarán las actividades de análisis bioquímicos, fisicoquímicos y sensoriales de las muestras tomadas en el momento de la faena.

El proyecto “Aprovechamiento de bagazos agroindustriales biodegradados por hongos Pleurotus ostreatus para la producción de alimentos funcionales destinados a alimentación de pollos parrilleros (Gallus gallus)”, a cargo de la doctora María Belén Buglione, tiene como propósito producir Pleurotus ostreatus utilizando residuos agroindustriales, constituyendo así una tecnología emergente, pero además también busca caracterizar química y microbiológicamente la pleurotina y utilizarla como alimento funcional en pollos parrilleros criados en confinamiento.

De acuerdo a los reportes de las industrias frutihortícolas de la zona, en los valles irrigados del río Negro, anualmente se procesan cerca de 600 mil toneladas de manzana, pera y tomate. Aproximadamente el 20% de la fruta industrializada se acumula como residuo sólido orgánico (bagazos), de constitución ácida y lignocelulósica. Estos pueden ser biodegradados por acción de hongos Pleurotus spp.  Se logran varios propósitos si esto ocurre: biodegradación del bagazo (dando lugar a pleurotina) y generación de gírgolas comestibles (productos de la fructificación fúngica con propiedades nutricionales y nutraceúticas destacadas). La pleurotina puede encontrar un destino importante utilizándose en suplementos dietarios para alimentación de pollos parrilleros ya que posee fitoquímicos bioactivos que actúan como antioxidantes, antimicrobianos, inmunomoduladores y antiinflamatorios, contribuyendo de esa manera a un estado de salud óptimo para el animal y aumentando la estabilidad de las carnes posmortem.