Día de la Memoria: Por la cuarentena, impulsan una movilización por las redes sociales

La cuarentena modificó las formas culturales de la comunidad y sus expresiones. Este año, por caso, no sucederá la multitudinaria Marcha por la Verdad y la Justicia en Plaza de Mayo. Considerando el contexto en el que estamos inmersos, los organismos de derechos humanos anunciaron que este año no se movilizan, e hicieron un llamado a distintos sectores de la sociedad para participar activamente en la construcción de la memoria colectiva a través de acciones virtuales con mensajes, fotos y videos.

“El objetivo es reivindicar la memoria colectiva y la plena defensa de los Derechos Humanos”, publicó la Municipalidad de Choele Choel en una comunicación oficial.

”La fecha del 24 de marzo nos interpela como ciudadanos, como actores necesarios para la construcción del bien común en el ejercicio de una ciudadanía activa”, continuó el texto. El intendente Diego Ramello cumplió hoy por la mañana con el izamiento del pabellón Nacional.

La Unión Argentina de Escritoras y Escritores se sumó a la campaña lanzada por Abuelas de Plaza de Mayo con el objetivo de publicar fotos, recuerdos, poemas. La asociación que preside Estela de Carlotto explicó a través de un comunicado que “ante la imposibilidad de marchar como todos los años por motivos de público conocimiento, las Abuelas llamamos a la sociedad a poblar las redes de posteos que nos ayuden a visibilizar que la Memoria sigue viva”.

En definitiva, se trata de entregar el mensaje en momentos difíciles. El 24 de marzo de 1977, el periodista, escritor lamarqueño, Rodolfo Walsh envió por correo a las redacciones de los diarios y a los corresponsales de medios extranjeros un texto en el que se denunciaba el plan que los sectores dominantes habían puesto en marca con el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, y con el inicio de la dictadura militar autodenominada Proceso de Reorganización Nacional.

La censura de prensa, la persecución a intelectuales, el allanamiento de mi casa en el Tigre, el asesinato de amigos queridos y la pérdida de una hija que murió combatiéndolos, son algunos de los hechos que me obligan a esta forma de expresión clandestina después de haber opinado libremente como escritor y periodista durante casi treinta años”, comenzó la Carta abierta de un escritor a la Junta Militar de Walsh.

Un día después,​ mientras se alejaba del buzón caminando por la calle en la esquina de Humberto Primo y Entre Ríos, el periodista fue interceptado por un grupo de tareas militares perteneciente a la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).

Quince mil desaparecidos, diez mil presos, cuatro mil muertos, decenas de miles de desterrados son la cifra desnuda de ese terror. Colmadas las cárceles ordinarias, crearon ustedes en las principales guarniciones del país virtuales campos de concentración donde no entra ningún juez, abogado, periodista, observador internacional. El secreto militar de los procedimientos, invocado como necesidad de la investigación, convierte a la mayoría de las detenciones en secuestros que permiten la tortura sin límite y el fusilamiento sin juicio“, continuó Walsh en su Carta.

Cuando percibió el peligro, Rodolfo Walsh resistió el secuestro con su pistola calibre 22 corto. Logró herir a uno de sus atacantes, pero recibió una ráfaga de ametralladora que lo dejó moribundo. El grupo de tareas se lo llevó en un vehículo, y desde ese día integra la lista de los desaparecidos argentinos.

“Entre mil quinientas y tres mil personas han sido masacradas en secreto después que ustedes prohibieron informar sobre hallazgos de cadáveres que en algunos casos han trascendido, sin embargo, por afectar a otros países, por su magnitud genocida o por el espanto provocado entre sus propias fuerzas. Veinticinco cuerpos mutilados afloraron entre marzo y octubre de 1976 en las costas uruguayas…”, denunció en otra parte de la Carta.

El primero en publicarla fue el periodista y escritor Tomás Eloy Martínez, el domingo 24 de abril, en el suplemento Papel Literario del diario El Nacional de Caracas.

“Estas son las reflexiones que en el primer aniversario de su infausto gobierno he querido hacer llegar a los miembros de esa Junta, sin esperanza de ser escuchado, con la certeza de ser perseguido, pero fiel al compromiso que asumí hace mucho tiempo de dar testimonio en momentos difíciles“.  Rodolfo Walsh. – C.I. 2845022; Buenos Aires, 24 de marzo de 1977.

, , ,