El control en las Barreras Sanitarias privó del paso de costillares y huevos

La acción de control de la Barrera Zoofitosanitaria Patagónica del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) evitó que llegaran a los consumidores más de 3600 docenas de huevos y 10 costillares que pretendían ser introducidos en la Patagonia sin cumplir con las condiciones de salubridad requeridas.

En Río Colorado, una de las patrullas móviles del organismo inspeccionó un transporte que se dirigía hacia San Antonio con medias reses y menudencias, y encontró que entre dicha mercadería se ocultaban 10 costillares bovinos que no contaban con identificación alguna ni documentación sanitaria.

También en Río Colorado, en una inspección realizada en el puesto de control a un camión de cargas generales no habilitado para el transporte de alimentos se encontraron 3.600 docenas de huevos que no contaban con la documentación sanitaria. Una situación parecida se detectó en el puesto de San Antonio, cuando los agentes revisaron un vehículo en el que se llevaban 75 docenas de huevos hacia Sierra Grande. En este caso, las infracciones fueron similares ya que la mercadería no estaba amparada por ninguna documentación y el transporte no tenía habilitación.

Por otra parte, en el puesto Puente Dique Catriel se determinó el retorno a origen de un camión, que transportaba 30 animales en pie desde Zapala hacia 25 de Mayo, debido a irregularidades en los precintos. Se avisó a la oficina local del Senasa en Zapala para que intervenga la tropa.

Con este tipo de controles, el Senasa protege la salud de los consumidores, resguarda a los productores responsables, salvaguarda la sanidad animal y vegetal de la región patagónica, y contribuye a preservar el medio ambiente.