El desafío de brindar servicios a una ciudad en tiempos de pandemia: “Hay que ingeniársela”

Choele Choel.- “Pelusa, pelusa”, dice detrás de un barbijo un empleado municipal que aparece rápido entre los camiones. Parece que algo está pendiente sobre la basura del día. “Sí, si”, respondió Rubén asegurando con el tono que recordaba la asignatura pendiente. Se descubre de inmediato que Rubén Almada es “Pelusa” y, además, el secretario de Obras y Servicios Públicos del Municipio en un tiempo que nunca imaginó cuando recibió la invitación de Diego Ramello.

“Hay que ingeniársela”, sintetizó Rubén con una sonrisa y destacó que, además del ingenio, existe un valioso compromiso de los empleados municipales para “ponerse el overol y cumplir con la demanda”. Hoy cuenta con apenas 60 personas para brindar el servicio que requiere la comunidad. El resto del personal no asiste por motivos de prevención.

“Pelusa” destacó que durante la pandemia el municipio aprovechó para hacer una limpieza en el bosque que se ubica sobre San Martín. “Estaba abandonado, era un bosque sucio. Y lo embellecimos”, dijo y además se mostró orgulloso por el bacheo de la calle porque tardaron no fue sencillo resolverlo. Utilizaron hormigón, “y lo solucionamos”.

Rubén ingresó a la función pública luego de atravesar una extensa experiencia en la actividad privada. “Este desafío te enseña muchas cosas. Tenes que ordenar y estar en el día a día. Me gusta”, reconoció y contó que desde que asumió lograron reacondicionar la estructura del edificio municipal. Agregaron oficinas y modificaron otras con el objetivo de que “los empleados estén bien, contentos”.

El comienzo no fue fácil. “Cuando llegamos no teníamos vehículos, muy mal”, contó y agregó que los camiones no tenían gasoil o aceite. Todo roto, recordó Rubén que, además, dijo que el primer día de trabajo lo dedicó a ordenar y limpiar. Y en la semana pudieron salir a trabajar con los camiones. “Teníamos un sólo camión regador y asumimos en verano. Necesitábamos más, por suerte al poco tiempo logramos tener cuatro”, describió y destacó la última inversión que realizaron en rodados nuevos.

El funcionamiento de la secretaría hoy se distribuye en dos grupos de trabajo. Uno de 7 a 13, y el otro de 13 a 18. Uno de los temas que preocupa a “Pelusa” es el basural. La distancia -15 kilómetros- la considera excesiva y además plantea la necesidad de práctica una modalidad de tratamiento de los residuos. Aseguró que el Municipio está trabajando en el tema.

Rubén señaló que el vínculo con los vecinos es buena porque existe una vocación de atender todos los reclamos que entran. Todos. “Y le damos la solución con lo que tenemos. Si está a nuestro alcance, lo hacemos”, dijo. “Pelusa”, interrumpió desde el fondo del taller otro empleado. “Qué hacemos con…”, continuó.


También te puede interesar:

,