Jhema Sánchez, la primera médica venezolana en llegar al Valle Medio

Lamarque.- Igual que infinidad de compatriotas a la espera de la aprobación de sus títulos para poder ejercer en Argentina, Jhema vivió en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires junto a su esposo Luis Contreras y trabajando “de lo que sea necesario para mantenerme, menos de médica”, a la espera del tan ansiado llamado para comenzar a trabajar.

Ese llamado se dio a principios de marzo y Jhema se vino al Sur. “Sabía que era Río Negro la provincia que necesitaba profesionales, pero no tenía idea a qué localidad. Llegué a Lamarque, me acomodé en la casa que me asignaron y el miércoles 6 me tocó estar de guardia (foto)”, comentó esta simpática caraqueña que estudió en la Universidad Central de Venezuela (UCV) y se recibió en 2015.

Los avatares de su país hicieron que junto a su esposo decidieran emigrar. “Estamos felices, no fue una decisión fácil pero lo hablamos, lo analizamos con nuestros padres y creemos que tomamos el camino correcto”, dice y agrega que “se extraña; claro que se extraña. ¡Todos los días!, pero no nos quedaba otra”.

Así, Jhema Sánchez llegó a Río Negro en la primera tanda de médicos venezolanos y se constituyó en la primera en llegar al Valle Medio. Luego fue el turno de otros compatriotas que lo hicieron en Chimpay, Río Colorado y Choele Choel entre otros destinos para incorporarse a la Salud Pública rionegrina. En el nosocomio de La Capital Nacional del Tomate trabaja también el médico generalista Omar Oliveira.

“El paso siguiente es el llamado para que Luis, mi esposo, quien es kinesiólogo, ya pueda comenzar a trabajar aquí en el hospital”.

Jhema se adaptó por su particular carácter “y porque me miman mucho aquí”. Vive en una vivienda de un barrio del IPPV. “Lamarque es un hermoso lugar, esperamos estar mucho tiempo, porque realmente estamos muy bien”, finalizó.

 

TAMBIÉN PUEDE INTERESAR