La compleja situación de la hotelería en Choele Choel: “será un año complicado”

Choele Choel.- Uno de los sectores más golpeados por el aislamiento obligatorio es el turismo que representa una porción siempre considerable de la economía del país. En la localidad, las experiencias detallan un panorama complejo para el sector.

“El 20 de marzo, cuando el Gobierno Nacional tomó la medida preventiva, teníamos gente de empresas alojada en el hotel que permanecieron unos días más, hasta que consiguieron los permisos”, contó Sebastián Altamiranda, gerente del Hotel Rucantu que permaneció abierto unos días más sólo para alojar a personas que por su actividad estaban exceptuadas y podían circular. Por lo tanto, por un tiempo, recibieron personal de empresas petroleras, de gas, de electricidad.

El hotel hace un mes que está cerrado porque las medidas más restrictivas impidieron que personas pudieran ingresar a la ciudad. “No tenía sentido que el hotel estuviera abierto”, señaló Sebastián.

Hotel Andes

Por su parte, Mariano Katz del Hotel Andes opinó que el panorama sobre el futuro es totalmente incierto. “No van a volver por mucho tiempo los niveles que tuvimos y eso genera una situación preocupante”, comentó y agregó que la hotelería siempre recibió pasajeros de actividades deportivas y culturales. “También de la gente que pasa a la Cordillera, por ejemplo, y ese movimiento no lo vamos a tener por un buen tiempo”, apuntó.

Los hoteleros están atentos al diseño de los protocolos que se están armando desde el Ministerio de Turismo de la Provincia y desde el Ministerio de Turismo de Nación, para trabajar sobre el día clave, cuando se pueda abrir.

Altamiranda comentó que el hotel mantiene protocolos vinculados a la limpieza. Y organizaron para los próximos días una charla destinada a los empleados para que cuando llegue “el día que podamos abrir, se brinden las medidas de sanitización y de higiene correspondientes”.

También señaló que es consciente que la actividad hotelera y gastronómica serán de las que van a tardar más en recuperarse, “porque las empresas van a demorar sus inversiones, los viajantes no van a salir a hacer sus giras de negocios y los turistas no van a viajar tanto hacia los lugares turísticos. Será un año complicado”.

Hotel Rucantu

Katz aclaró que la hotelería en la localidad no genera un volumen considerable de personas. Dijo que deberán  extremar las medidas de prevención con los pasajeros, sanitizar los espacios comunes, barbijos para los empleados y productos de limpieza especiales. “Vamos a tener que reducir al máximo la circulación en los espacios comunes. La gente deberá pasar más tiempo en las habitaciones”, consideró.

El Hotel Rucantu tiene 15 empleados que residen en la ciudad y en otras localidades cercanas. La empresa familiar solicitó al Gobierno Nacional la ayuda que brinda a todas las empresas para el pago de salarios. Y también han aplicado para la reducción de las contribuciones patronales y un crédito del Banco Nación para capital de trabajo.

Altamiranda reflexionó que es un momento complejo de la economía, “pero para que nuestro negocio funcione, necesitamos personas, personas que viajen, que se alojen en nuestros hoteles, que vayan a comer a nuestros restaurantes. Así que estamos trabajando junto a las cámaras empresariales en el día después”. Katz también calificó de preocupante el panorama económico del sector y admitió que es muy probable que los hoteles reciban primero a la gente que llega para trabajar de distintas localidades.

Más allá de la complejidad que presenta el impacto de la pandemia en la economía, Sebastián es optimista. “Tenemos mucha esperanza en el turismo interno, teniendo en cuenta que la gente elegirán los destinos cercanos ya que el tardará en reactivarse los vuelos internacionales”, señaló.


También te puede interesar:

 

 

, , ,