La escuela de equinoterapia Aneley y su valioso rol en Río Colorado

Río Colorado.- Hace 4 años, un grupo de profesionales de la ciudad fundaron la escuela de equinoteparia de la Fundación Aneley que trabaja netamente con chicos con discapacidad, y sin discapacidad.

La escuela cuenta con tres docentes de educación especial, un psicólogo, un psicopedagogo y un acompañante terapéutico. Todos trabajan ad honorem para la fundación.

La presidenta de la fundación, Paola Barona, es licenciada en Educación Especial, acompañante terapéutica y especialista en equinoterapia.

Hoy cuentan con cuatro equinos, uno lo compró ella con recursos propios, otro mediante una rifa, un pony fue donado por un vecino y otro equino fue prestado por una familia de la localidad.

“Estos trabajos que hacemos serían imposible realizarlos sin el acompañamiento de colaboradores, profesionales en educación especial, y el ánimo de los padres que acompañan esta disciplina”, comentó la presidenta de la fundación.

El trabajo no es fácil por la demanda de alimentos, vacunas para los caballos además de las múltiples tareas. En la fundación hay dos veterinarios que se encargan únicamente del control y vacunación. Se necesitan 9.000 pesos mensuales para el cuidado de estos equinos, y este año aún no han podido precisar los gastos que se tendrán.

Paola explicó que la actividad que desarrollan es el trabajo en pista, “cuando ingresa un equino el trabajo es más complejo, dado que a estos animales hay que adiestrarlos por las tareas específicas que se realizan, como trabajos con aros de plásticos, pelotas…”

En la actualidad trabajan con 14 chicos en sesiones individuales y 12 que realizan talleres recreativos. Son de Río Colorado y La Adela (La Pampa).

“Estos trabajos que hacemos serían imposible realizarlos sin el acompañamiento de colaboradores, profesionales en educación especial, y el ánimo de los padres que acompañan esta disciplina”, comentó la presidenta de la fundación.

Comentó también que hace días viajaron a la localidad de Rivera, Provincia de Buenos Aires, a dar un curso de equinoterapia para un grupo que se quieren iniciar en esa localidad. “Recién este año contamos con personería jurídica y eso es de suma importancia para poder solicitar un algún subsidio a provincia, para el trabajo que allí se realiza. Hasta el momento contamos con un stud brindado por un vecino”, contó. La escuela se encuentra en calle Raúl B. Díaz del Barrio Villa Mitre de esa ciudad “Pero prontamente nos trasladaremos a un predio alquilado”, apuntó.

Paola aclaró que si bien la mayoría de los que participamos en esta fundación trabajamos en la escuela Especial Nº 9, “lo nuestro es totalmente independiente”.

La profesional brindó un número telefónico para que los interesados tanto en colaborar o como para traer a sus hijos a conocer esta experiencia, los hagan al 02920-15329053; en Facebook e Instagram como ANELEY EQUINOTERAPIA TAACA.

Qué es la equinoterapia 

La equinoterapia es una terapia física y mental complementaria, cuyo elemento central es el caballo. Este animal es utilizado para ayudar a personas discapacitadas a mejorar su calidad de vida. La equinoterapia como actividad abarca cuatro áreas disciplinarias diferentes: medicina, psicología, pedagogía y deporte.

Las personas que pueden verse beneficiadas por la equinoterapia  son aquellas que sufren de espina bífida, esclerosis múltiple, distrofia muscular, ceguera, sordera, amputación de miembros, lesiones medulares, retraso mental, parálisis cerebral, Síndrome de Down, adicciones, anorexia/bulimia y diversos problemas de adaptación social, entre otros.

Es importante destacar que la equinoterapia es un método complementario, y el tratamiento de las enfermedades mencionadas con anterioridad no puede estar enfocado únicamente en esta terapia.