Muerte de la pequeña Sofía: “Me acusan de algo que no hice”, aseguró la mamá

Roca.- Desde febrero de este año que Janet Neira (27) se encuentra detenida en una pequeña celda de la subcomisaría N° 67 de Stefenelli. En las últimas horas reiteró su inocencia, ya que -según expresó- ahora existen pruebas que indican que su hija “no sufrió abuso sexual”.

“Yo soy culpable por dejar que nos golpeara, que nos insultara, que nos agrediera. Pero no quiero que me condenen por algo que no hice. Yo nunca hubiera permitido que me hija sea sometida de esa manera”, dijo la mujer, quien se encuentra tras las rejas al igual que Marcos González, quien al momento de la muerte de la niña, era su pareja.

Neira se aferró al informe del Laboratorio Regional de Investigación Forense, de la provincia de Chubut, donde se certifica que no pudieron encontrar lesiones compatibles con un abuso sexual. Y si bien reconoció que ella y sus hijos vivían en un contexto de extrema violencia, aseguró que nunca tuvo conocimiento ni observó una situación de ese tipo.

“La primera vez que me dijeron eso (del abuso) fue cuando a mi hija la estaban operando en el Juan XXIII. Salió el médico y me dijo que había sido abusada. Después de eso me llevaron detenida y a los dos días me avisaron que la nena había muerto, ni siquiera me dejaron ir a su funeral”, sostuvo entre lágrimas.

Janet aseguró que sufrió el castigo de toda la sociedad, e incluso de su propia familia que la dejó abandonada en una celda y sin asistencia. “Yo soy inocente. Yo nunca pensé, ni siquiera imaginé que esto podía terminar así. Todos los días pienso en mis hijos”, dijo.

Cabe recordar que Neira y González se encuentran detenidos tras la muerte de la pequeña Sofía, quien falleció tras un grave cuadro derivado de una peritonitis. Según los primeros informes, esa patología derivó de un caso de abuso sexual por lo que los encargados de la guarda de la pequeña quedaron detenidos.

Ahora, un informe indica que Sofía no habría sufrido abuso sexual lo que hace tambalear la principal acusación contra la mujer y su expareja.


Violencia y maltrato


Janet recordó que en octubre del año pasado vivía en la ciudad de Villa Regina, y luego de conocer a Marcos González -a través de Facebook- decidió mudarse a la ciudad de Lamarque, en Valle Medio, donde en ese momento vivía su pareja.

Relató que con el paso de los meses, la relación comenzó a ser cada vez más violenta tanto contra ella como contra sus pequeños hijos, de 5, 3 y 1 año, quienes “sufrían violencia física y verbal”.

“Soy culpable de eso, de no haber podido parar la violencia. No sabía cómo hacerlo pero no soy culpable de la muerte de mi hija”, dijo la mujer, quien aseguró que todos los días piensa no sólo en la pequeña Sofía sino también en el resto de sus hijos de 5 años y otro de 1 mes.

En medio del diálogo dijo que ella pidió ayuda al Estado pero nunca le dieron una respuesta. “Yo fui al juzgado y me dijeron que hasta que la jueza de Choele Choel no intervenga, no podían hacer nada. Ahora todos me cuestionan pero, ¿dónde estaban todos cuando yo los necesitaba?”, se preguntó.

Para Janet Neira, el clamor de pedido de Justicia de la sociedad es comprensible pero se consultó qué pueden decir ahora (los funcionarios judiciales) si ni siquiera saben lo que sucedió.

“Yo soy la primera que quiere saber la verdad. Quiero saber por qué se generó esa peritonitis y por qué se murió mi hija”, expresó la mujer.

Traslado


Neira aprovechó para pedirla a las autoridades judiciales y penitenciarias el cambio de unidad. Aseguró que vive un verdadero calvario porque está encerrada en una pequeña celda y ni siquiera tiene un lugar para hacer otra actividad.

“Les pido por favor que me ayuden. Estoy atravesando una situación muy difícil. A veces tengo que orinar en una botella porque ni baño tengo cerca. Trasládenme al Penal 2 o a cualquier otro lugar, no quiero estar más acá”, dijo.

 

Fuente: Diario Río Negro