Retratos de una fiesta de verano en la Isla

Dos personas simulan una escena de Star Wars, con dos espadas láser en el ingreso a la Isla Fest ayer por la noche. Una roja y otra verde. Se ocupan del orden y una hilera de autos bordea parte de la Isla 92.

LA ROMPIERON. DJ EMMA de Lamarque invitó al músico Alejandro Mambrín al escenario. (Foto Crédito, Ignacio Ponce)

Ya en el predio, los chicos y chicas que continúan con el espíritu de “tarde en el río” corren incansables entre las reposeras multicolores y el sonido que se emite desde los inmensos parlantes del escenario consigue vibrar los cuerpos. Las luces se disparan al cielo y juegan con la oscuridad y un impactante cielo estrellado. El río, majestuoso, es un opulento marco para el encuentro.

A los costados, el humo brota prolijo de una parrilla, y otros stands reciben gente deseosa de comer algo de buen sabor. Frente al escenario, un grupo de amigos armaron un círculo de reposeras y la música imponente conseguía dispararlos de la comodidad y la charla para bailar sonrientes, abrazarse y aplaudir al cielo.

En otro costado, una madre intenta imitar -con suficiente y elogiable éxito- los expertos pasos de su blonda hija de 8 años mientras suena la música de Bad Bunny. La voz del conductor alienta y alienta. El clima de alegría ya se había  impregnado en la temperatura ideal de una fiesta de verano. Más tarde, 3.000 personas tapizaron el lugar.

 

(Foto de portada, Ignacio Ponce)