Se cumplen 70 años de la inauguración del puente

Choele Choel.- En pleno apogeo peronista, entre otras cosas, se inauguraron los dos puente carreteros de la Isla Grande. Se trata del de Choele Choel y el de Pomona. ¿La fecha? Un 5 de octubre de 1949. Varios años más tarde se le impuso el nombre de Puente Carretero Presidente Juan Domingo Perón al de esta localidad. En relación al de Pomona, la legisladora María Maldonado trabaja pra que el del Jardín de Río Negro lleve el nombre de Paso Peñalva.

Dos obras de ingeniería magnificas, mucho más por la época, construidas por Vialidad Nacional en un período de varios años.

Escaso material fotográfico y varias versiones. Para eso un par de historiadores están en la búsqueda de documentación sobre los trabajos realizados en las dos moles.

La finalización de la obra del puente de Choele Choel fue coronado con un almuerzo multitudinario realizado en el lecho del río Negro. El mito popular se enriquece con el paso del tiempo y no hay certezas de la cantidad exacta que participó del asado, aunque por algunas fotos, “fueron más de 3000 personas”, arriesgó alguien. Por otra parte, en el de Pomona se habría hecho una sencilla ceremonia.

Dicen que ese 5 de octubre fue la fecha de una inauguración fatídica, dado que una persona decidió quitarse la vida tirándose de la parte alta del puente. Fue el primero de una larga lista de suicidios ocurridos allí.

“Paralelamente al acto de inauguración del puente de Choele, también se hacía el de Pomona”, asegura un historiador pero varios habitantes del Jardín de Río Negro lo contradicen. Ellos coinciden en que el puente se inauguró en una fecha cercana pero no en la misma ocasión.

El puente  carretero fue habilitado en el día del camino, aniversario de la creación de Vialidad Nacional.

La construcción estuvo a cargo de la empresa EACA Garbarini, Meuer & Gorostiaga y fue diseñado y calculado para Vialidad Nacional por el ingeniero Lasala.

El puente fue construido íntegramente en hormigón armado y “es una verdadera proeza ya que en el año 1949, al no existir la sistematización de los ríos Limay y Neuquén, los encofrados de madera tuvieron que soportar las crecidas del río Negro”.

Las arcadas en el medio de los puentes fue realizado para permitir el paso de los barcos que navegaban por el Negro, pero también porque era un sello distintivo de los diseños de Lasala. El de Choele Choel tiene una extensión de 370 metros. El de Pomona, 124,60.

Según la revista La Ingeniería, de octubre de 1947, la obra insumió 280 toneladas de cemento, 6200 toneladas de arena traída desde Cervantes en tren, 14000 toneladas de piedra, 894 toneladas de acero laminado en barras para hormigón armado, 212 toneladas de barras del 2” que se tuvieron que mandar a hacer al exterior.