Ser docente, un camino seguro para ingresar al mundo del trabajo

Viedma.- En Río Negro, aquellos que se enfrentan al dilema de encontrar el primer trabajo, en muchos casos optan por ponerse el guardapolvo blanco y dar clase.
Desde 2016 hasta la actualidad, la provincia registra un promedio que supera los 1500 postulantes anuales que quieren ingresar al sistema educativo rionegrino. Representan el 0,5% del total de docentes registrados (más de 21.900, según el anuario estadístico disponible de Educación).
Sólo el último año -el ciclo lectivo vigente-, se presentaron 1116 docentes que querían iniciarse en la actividad, para arrancar con $26.540 en el bolsillo y de ahí en adelante, año tras año, incrementan sus ingresos por antigüedad, que llega hasta el 150%.
Otra variable que analizan los postulantes es que cobran sin falta el primer día hábil de cada mes, una ventaja más que atractiva frente al resto de los empleados públicos rionegrinos.
Los únicos dos obstáculos que deben sortear son: la formación profesional previa -hoy, para ejercer, se requiere título habilitante- y el examen preocupacional, obligatorio en Río Negro desde hace cuatro años, para verificar su aptitud al frente de los estudiantes.