Stefany, finalista del Pre Cosquín: “Me acordé de mi abuelo, él me regaló mi primera guitarra”

Resultó inevitable recordar el origen de la música en su vida. Antes de recibir la noticia que iba a integrar la final del Pre Cosquín, la choelense Stefany Kuschel, repasó los momentos de su infancia con su abuelo, Miguel Arellano, responsable de impulsarla al fascinante mundo de la música. “Él me regaló mi primera guitarra, y me metió en la música. Fue el culpable de todo”, describe entre risas. Miguel tiene 94 años y la emoción lo atraviesa cuando escucha el sonido de su nieta que espera ansiosa la final de un festival que será inolvidable en su vida.

La presentación de Stefany en Pre Cosquín

Choele Choel estará representado en la final. Y no sólo por la actuación de Stefany; el dúo Eymann y Centeno accedieron al último capítulo de la competencia. También en el rubro Danza, la pareja Sanchez y Sanchez lograron el ansiado escalón del certamen.

“Los nervios siempre están”, reconoce Stefany sobre cómo vivió su presentación con la zamba de Jorge Viña, Amor de Caminante. Luego, reconoció que logró la tranquilidad necesaria para disfrutar del momento. “La previa fue de mucho ensayo y concentrar con los músicos, estar muy unidos y hablar el mismo lenguaje”, explica y, como recuerda a su abuelo en este momento impregnado de emociones, también asoma su hija, Malen del Valle que debió convivir  con las ausencias de su mamá por los viajes de la música.

“Él me regaló mi primera guitarra, y me metió en la música. Fue el culpable de todo”, describe Stefany entre risas

“No me acuerdo de nada. En ese momento se pone todo en blanco, estaba bloqueada”, describe sobre el momento en el que recibe la noticia. Stefany vivirá la experiencia de participar en una final del Pre Cosquín el próximo 17. Ella supone que alguien le acercó, quizá, el video de su presentación a su abuelo Miguel, aunque aclara “que, por su edad, hay que cuidarlo de las emociones”. Será natural que en el momento más importante de su faceta como cantante, la pasión y el amor por la música que le inculcó Miguel asomen con personalidad en el escenario cordobés. “Siempre lo voy a ver, le canto, y se emociona mucho”, recuerda feliz.