UnTER le dice no a la baja de la edad de punibilidad

UnTER expresa su repudio al proyecto de modificación del Régimen Penal Juvenil, anunciado por la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, que implica la baja en la edad de punibilidad, aun cuando reconoce que no es una problemática el índice de hechos delictivos, cometidos por adolescentes menores de 16 años. Es evidente que la estrategia del gobierno nacional es instalar en la agenda, la problemática de la inseguridad, tomando como rehenes a jóvenes de los sectores más perjudicados por una crisis, que provocaron las medidas neoliberales impuestas por el macrismo.

La ministra Bullrich, confirmó la presentación del proyecto para las sesiones legislativas extraordinarias. Medida sostenida junto al ministro de Justicia Germán Garavano, con el único objetivo de volver a poner en debate una falacia, mientras el contexto social y económico se encuentra atravesado por nuevos despidos, tarifazos, restricciones a la seguridad social que determinó que el 48% de lxs niñxs se encuentran por debajo de la línea de la pobreza en Argentina.

El objetivo es instaurar la “Tolerancia Cero” y la implementación de un régimen socioeducativo estricto, fiel a la “Teoría Giuliani” para imponer el orden social. No se puede negar la coherencia de Bullrich y Garavano,  primero se premia a la policía por el gatillo fácil, luego se legitima esta práctica  y finalmente se determina la vía libre para la captura de jóvenes de los sectores populares.

No se vislumbra en el gobierno de Macri, ni en sus aliados, ni en la seudo oposición responsable, encabezada por el senador Miguel  Pichetto, ninguna definición respecto de una verdadera política de  “Seguridad Ciudadana” que contemple el estricto cumplimiento de la Constitución Nacional, de la  Ley  26.061, que prevé la  promoción y protección de derechos de niñxs y jóvenes, tampoco  las normativas internacionales. Y mucho más lejos todavía, un atisbo de medidas que garanticen salud, educación y acceso a la justicia para el conjunto del pueblo.

Es evidente que lxs funcionarixs no actúan en soledad, existe la complicidad de los medios hegemónicos que instalan en la agenda el miedo a la inseguridad y no tienen ningún objeción en brindarle al diputado Olmedo la mayor cantidad de salidas diarias para que siga alimentando el discurso de la “mano dura”, justificando el trabajo infantil, la explotación laboral y la “mano dura” con delincuentes comunes, mientras avala la fuga de divisas y la presencia de “ladrones de guante blanco” en sillones ministeriales.

Tan repudiable como el proyecto de la baja de edad de punibilidad, es el intento de crear una “nueva ley de residencia”, para legalizar la persecución a extranjeros provenientes de los sectores más perjudicados por el capitalismo, mientras el presidente Macri vacaciona  en campos de Joe Lewis,  territorio usurpado  a las comunidades originarias. Evidentemente la lógica es la misma, la culpa de todo lo que está mal siempre es de los otros, nunca de las decisiones propias, ni de la definición política de subordinar a nuestro país bajo los designios del imperio, que ordena el disciplinamiento social.

Exigimos al gobierno y a lxs representantes de Río Negro, en la Cámara Legislativa y en el Senado,  el absoluto rechazo a este proyecto. Urge la implementación de medidas sociales y económicas que protejan la vida de nuestrxs niñxs y jóvenes, que implica la garantía de tierra, techo y trabajo para sus familias.