Weretilneck: “Tenemos que dejar de ser rehenes de los bancos y la industria farmacéutica”

El senador nacional por Río Negro, Alberto Weretilneck, acompañó con su voto la aprobación del proyecto de Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva impulsado por el Gobierno. “Es lo que las circunstancias del país nos exigen”, definió durante su discurso en la madrugada del sábado en la sesión extraordinaria y aclaró que, a diferencia de las crisis que vivió el país en 1999 y 2001, “hoy hay gobernabilidad con un respaldo popular al gobierno electo y un sistema financiero sano”.

Destacó algunos puntos que consideró beneficiosos para la economía rionegrina y también apuntó contra la industria farmacéutica y el sistema financiero. “Si hay alguien que no perdió en la crisis económica son los bancos”, señaló con énfasis.

El ex gobernador rionegrino destacó las modificaciones que establece la ley y consideró que es una de las medidas más importantes que tomó el Estado argentino para mantener el empleo y avanzar sobre la lucha del trabajo en negro. “Observamos una baja importantísima en los costos laborales a través de los aportes patronales”, apuntó y lo ejemplificó con un productor de nueces del Valle Medio. Según Weretilneck, entre la deducción de IVA más la deducción de 17 mil pesos en que fija la nueva legislación, “va a poder resolver gran parte de los problemas que tenía con los costos laborales”.

 

El senador también se refirió a la situación de los productores de lana en la provincia. Mostró preocupación sobre el incremento de las retenciones y consideró que es necesario separar entre “aquellos que tienen cientos de miles de hectáreas y el productor que se está recuperando luego de los volcanes, y que tiene 200, 300 o hasta 1000 cabezas”. Y sobre la pera y la manzana, opinó que el problema con el derecho a exportación es que no se carga sólo sobre el producto, “sino también sobre la caja, el frío, sobre el camión que va a Brasil, sobre el camión que va al barco y sobre el barco”.

Weretilneck dijo que en un contexto de inflación del 52% la industria farmacéutica avanzó en incrementos en el global de medicamentos del 82%.

Weretilneck apuntó a dos sectores de la vida económica que no están incluidos en el criterio solidario que se desprende de la ley. “Si hay alguien que no perdió en la crisis económica son los bancos”, señaló. Y compartió los números sobre el rendimiento anual del patrimonio del sistema financiero argentino. En 2017 fue de 24,7 y este año alcanzó el 44,8%. Además, el margen financiero del sistema financiero argentino –la diferencia entre los intereses percibidos y los pagados- fue de 786.896 millones de pesos. Señaló que está convencido que el presidente Alberto Fernández transformará parte de estas ganancias en la solidaridad, criterio que tienen las medidas presentadas.

Según el ex gobernador, otro de los beneficiados durante la crisis económica, fue la industria farmacéutica. Apuntó que en un contexto de inflación del 52% la industria avanzó en incrementos en el global de medicamentos del 82%. Y agregó los siguientes datos. 20 de los 300 laboratorios facturan el 80 por ciento de los medicamentos; 4 de 400 droguerías concentran el 70 por ciento del mercado. Y 4 distribuidoras realizan el 90 por ciento de las ventas. El 61% de la producción nacional tiene su destino en el mercado interno. Y, agregó, PAMI adquiere la mayoría de los medicamentos, junto a las obras sociales provinciales, las sindicales, y los ministerios provinciales y nacional.
“La ley de emergencia debe servir para que una vez por todas los Estados dejemos de ser rehenes de los bancos y la industria farmacéutica”, concluyó.