Aniversario de Chimpay: un lugar de curva o vuelta del río

Por Liliana Verbeke (*) Un pueblo pequeño en el Valle Medio provincial, pero bendecido en su grandeza, humildad, espíritu de lucha y ansias de progreso, renombrado por los hombres del camino por su pronunciada curva geográfica
Y es eso lo que justamente significa Chimpay en lengua indígena; lugar de la curva, vuelta o arco que forma el río y el camino.

Según el Diario de Campaña del Teniente Coronel Olascoaga, la Campaña al Desierto arriba a Chimpay el día 2 de junio de 1879 a las 4 pm, y haciendo referencia a la belleza del sitio en medio del desierto lo describe como «un precioso lugar en que se atraviesa una larga ceja de sauces entre dos hondonadas que descienden en imperceptible declive hasta el agua».

El 1ª de Julio de 1899 el presidente Roca estuvo en éste lugar y presenció junto a la comitiva oficial la llegada del Ferrocarril de la Línea Bahía Blanca – Neuquén, algo que no estaba previsto pues el acto que iba a realizarse en Fisque Menuco, hoy Gral. Roca, se suspendió por el avance de las aguas del Río Negro tras la inundación…

Años después, el 6 de Abril 1934 el Gobernador Pagano crea la primera Comisión de Fomento del lugar, siendo su primer Presidente Don Gastón Pawly; pero se establece como fecha aniversario el 11 de mayo , tengamos presenta que Ceferino Namuncurá fallece el 11 de mayo de 1905.

Las familias Pawly, Yenes, Hernalz, Salles, Alonso, Calvo entre otras muchas familias históricas de la zona y pioneros anónimos, dejaron una impronta de vida comunitaria, de trabajo y progreso que constituyen el avance de nuevas generaciones que ya nada ni nadie podrá detener.

Chimpay fue el sitio ideal en el que por largo tiempo acamparon las tribus del Cacique Manuel Namuncurá en las escasas tres leguas que el gobierno les había otorgado tras esa suerte de pacto-rendición o acuerdo, del cual el misionero Domingo Milanesio, fuera el artífice principal.

Seguí leyendo:   Concurso de precios y ofertas para el buffet/cantina de la pileta municipal de Luis Beltrán

El mismo lugar donde el “Patiru” Milanesio bautizará el 24 de diciembre de 1888 a Ceferino, el hijo de Manuel – quien fuera incorporado al Ejército con el grado de Coronel tras el acuerdo- y de Rosario Burgos, mujer mestiza de nacionalidad chilena que había sido cautiva.

Volviendo a Milanesio debemos decir que, éste salesiano sacrificado y virtuoso, había aprendido según se estima cinco lenguas de diferentes pueblos originarios, por lo que les resultaba cercano, afectuoso y confiable; un verdadero guía para ellos.

Por ello justamente Chimpay es un ícono de Fe, allí también fue Beatificado el joven salesiano con la aceptación de sus familiares y distintas comunidades y es el epicentro de multitudinarias celebraciones cuando se celebra la “Semana Ceferiniana” en agosto.

Innumerables obras a través del tiempo han ido facilitando el trabajo y la producción del lugar, mención especial merece la producción de cerezas al punto de celebrase en Chimpay la Fiesta Provincial de la Cereza.

Modernas procesadoras de distintos productos frutihortícola, se combinan con el trabajo de los galpones de empaque y también aserraderos, afectados seguramente en éste año y el anterior por la misma razón que padecen otras y todas las economías del mundo.

Prácticamente constituido en lugar de turismo religioso, ya conscientes de ello, el 27 de junio de 1971 se inaugura el Monumento a Ceferino Namuncurá y el camino pavimentado que lo une a la Ruta Nacional Nº 22.

Chimpay y la memoria de Ceferino se merecen que el predio, que concita tamaña convocatoria, cuente con la cantidad de servicios necesarios dada la cantidad de visitantes y peregrinos que participan de un evento religioso; el más importante de la provincia de Río Negro.

*Diplomada en Preservación del Patrimonio NyC (UBP)

Ref. Bibliográficas.
Rio Negro, pasado y presente. Ed. Chrismar
Ceferino Namuncurá. Ediciones Don Bosco


También te puede interesar: 

Chimpay festeja un importante crecimiento de la exportación de cerezas

 

X