Betiana Blum en Choele Choel: «Recibo muchísimo amor, lo mejor que podes encontrar en la vida»

Choele Choel. Un hombre de canas, bien abrigado, caminaba por Avellaneda cuando de pronto se detuvo frente al hotel y con curiosidad observó a través del vidrio un rostro muy familiar, estaba sentada en un sillón. Inmediatamente la reconoció. Una sonrisa inmensa convirtió su rostro, abrió los ojos todo lo que pudo, se acercó al vidrio y empezó a mover los brazos con vehemencia. Parecía festejar.

«Recibo muchísimo amor. Mucho. Es lo más alto que podes encontrar en la vida, amor», sintetiza agradecida Betiana Blum que se presenta hoy junto a Sergio Surraco con la obra «La pipa de la paz» de la dramaturga Alicia Muñoz. Será en el teatro del club Sportsman.

La actriz  que nació en Charata, Chaco, y conoció de muy joven la popularidad en la telenovela Rosa de lejos, cuenta que para tallar su trayectoria dedicó mucho tiempo a la formación con los mejores maestros. Además, elige materiales que no solo hagan reír, sino que además, dejen algo. «Amo mi profesión, la respeto y la dignifico», dijo en una charla con 7 en Punto.

Una obra emotiva y muy divertida. Foto crédito La Voz

Es habitual que el público le recuerde el amor por el fenómeno de Esperando la Carroza. Cuenta que cuando la hicieron, fue una película más. No imaginaron el universo que se tejería a su alrededor.

Recuerda que luego del estreno sucedió un episodio que le permitió comprender el camino que había iniciada la película. Estaba esperando en la boletería del cine para sacar entradas y una persona se acercó con exagerada confianza. «Era invasivo…», comentó.  A cada frase que decía se quedaba esperando una respuesta de Betiana. Cuando el clima ya se tornó incómodo, el extraño develó que buscaba la complicidad de la actriz para los diálogos de Esperando la Carroza.

Seguí leyendo:   Se inauguró la muestra del Museo Itinerante de Malvinas en la Escuela 353

Para Betiana, el motivo del éxito y la trascendencia se desprende de tres pilares. «Un libro excepcional, la dirección de Alejandro Doria y un grupo de actores profesionales que siguieron las instrucciones al pie de la letra», describió.

Hace un tiempo, su nieto Renzo vio la película y le dijo que era graciosa. Tiene 13 años y hace tres que estudia teatro. No es necesario indagar mucho para descubrir la inmensa felicidad que provoca en Betiana su existencia.  «Nunca voy a determinar que sea actor. Me alegra que lo tome con respeto y sus valores serán los que lo lleven a un lugar u otro», comentó y ante la pregunta sobre cuál es la forma correcta de acompañar el despertar de su vocación, la actriz no tuvo dudas: «ser su abuela…». Y río.

El público se manifiesta con aplausos infinitos y múltiples manifestaciones de afecto ante el brillante camino recorrido por una actriz talentosa y querida. En cuanto a los proyectos, asegura que aprendió que «de lo que la realidad le ofrece, elijo lo que siento más afín». Finalizó la grabación de una serie de ocho capítulos, junto a Mirta Busnelli, Claudia Lapacó y María Leal. Se llama El buen retiro.

Betiana Blum saldrá hoy una vez más al escenario, levantará la varita y provocará con «La pipa de la Paz» ese destello emocional mágico que sucede en el teatro. Asegura que el público se va a reír durante más de una hora sin parar. Y además, como a ella le gusta, dejará «algo más» para reflexionar. «Como pasó con la Carroza…», acota y sonríe.


También te puede interesar:

Tras un vibrante partido, Lamarque se quedó con la «Copa Aniversario»

X