Con la realidad se puede hacer cualquier cosa, menos ignorarla

Por Pablo Gustavo Díaz (*)

“Voy a decir 6 palabritas que acabo de sacar luego de analizar los últimos focus groups, 26 focus groups, que realizamos recientemente en todo el país: frustración, desesperación, incertidumbre, impotencia, ansiedad y agobio… Si alguien no entiende la gravedad de la situación es un irresponsable”, afirmó el politólogo y maestro de la comunicación política Mario Riorda en una exquisita charla por Zoom, organizada por los analistas políticos Daniel Montoya y Carlos De Angelis, que compartimos días atrás.

No fue sorpresa. Solo confirmó los datos que ya venía viendo en mis propias encuestas realizadas en los últimos meses sobre el electorado patagónico.

El 77% del electorado se define insatisfecho con la marcha general de las cosas, afirma otro estudio nacional. Esta vez de la Universidad de San Andrés.

Y ahí la cosa si empieza no ya a sorprender, porque uno tiene la cabeza preparada para asumir estos datos, sino a llamarnos la atención. Especialmente cuando otro de los datos que nos aporta ese estudio muestra que el 12% de los electores que votaron por el binomio Fernández – Fernández hace apenas un año atrás hoy ya se muestran altamente disconformes con el gobierno que eligieron, y otro 30% manifiestan también una disconformidad, aunque moderada.

Seguí leyendo:   Aguas Rionegrinas brindó recomendaciones para cuidar el agua de las piletas

Tal vez, y esto ya es pura conjetura, esos datos -u otros de similar calibre- hayan motivado algunos párrafos de la nota publicada este lunes por la vicepresidenta Cristina Fernández, al recordar los 10 años del fallecimiento de su marido y ex presidente Néstor Kirchner, como por ejemplo el que dice: “El freno a la economía y la incertidumbre generalizada sobre que va a pasar con nuestra vida son agobiantes”.

Tan agobiante se presenta el momento actual que la propia líder del kirchnerismo más radical, ese que el analista Jorge Asís bautizó como “el doctorismo” y se caracterizó por antagonizar contra todo lo que no fuera propio: la ‘corpo’, los medios hegemónicos, la oposición, etc. con una lógica maniqueísta de amigo-enemigo, llama a conciliar en otro párrafo de su carta: “el
problema de la economía bimonetaria que es, sin dudas, el más grave que tiene nuestro país, es de imposible solución sin un acuerdo que abarque al conjunto de los sectores políticos, económicos, mediáticos y sociales de la República Argentina. Nos guste o no nos guste, esa es la realidad y con ella se puede hacer cualquier cosa menos ignorarla.”

(*) Consultor en marketing político – @pablogusdiaz


También te puede interesar: