La Bartola, «Sudaremos Rock»

Por Pablo Otazú.

Hablar de Rock, es hablar de la música más popular del siglo XX. Como la mayoría de las músicas populares del siglo, nació de una confluencia de estilos, algunos muy diferentes entre sí. Si bien hoy existen tipos de rock que ya no guardan ningún parentesco con sus orígenes, todos tienen una raíz en común: el blues y el folk. Estados Unidos fue el caldo de cultivo de esta música que maravilló a los jóvenes a partir de los años 50, y que sigue siendo sinónimo de rebeldía y experimentación.

Llega a nuestro país dos años más tarde, aproximadamente 1956, allí se destacan varios intérpretes entre ellos Sandro y los del Fuego. Este movimiento luego comienza a transformarse y fusionarse con otras músicas y ritmos logrando un sonido y una armonía propia, y en el año 1967 con la grabación de La Balsa por Los Gatos Salvajes se inicia la era del Rock Nacional, que a saber tuvo varios nombres hasta lograr esa denominación.

Pero lejos de ese mundo citadino y de nuestra Argentina centralista, ¿Qué sucedía en las provincias, en los pueblos, en los rincones más apartados de ese “ruido”?

El Folklore tenía una base muy sólida y lo sostenían los medios y el incipiente Festival Nacional de Folklore de Cosquin (1961) el rock llego tardíamente a las provincias.

Pero los que somos de los pueblos sabemos que siempre hay jóvenes y no tan jóvenes que despiertan a las actividades artísticas y además lo hacen muy bien. Nuestros preconceptos nos hacen pensar siempre que nuestro vecino no puede ser bueno porque es nuestro vecino. Craso error, hay muchos ejemplos de ellos y uno es: «LA BARTOLA».

La Bartola está Integrado por 3 jóvenes Beltranenses: Federico Moccero (el Fefo), Guitarrista, letrista y fundador; Lisandro Altinier (El Lisi) Batero, letrista y fundador y Gian Luca Natali (Gianlu) bajista.

Si bien en el Valle Medio hay siempre un movimiento rocanrolero, son pocas las bandas que transcurren con historia. Por eso queremos dedicarles unas páginas a estos jóvenes músicos que continúan y quieren construir historia.

Hola muchachos, ¿Cómo va la vida?

«Hola!!» Saludan los tres por esta vía virtual que se llama Zoom.

Les explico cómo será la nota y todas esas cosas necesarias, bueno va la primera pregunta que le hago a todo el mundo. ¿Que es ser Artista?

Fefo me dice, «¿Estás grabando?» Me doy cuenta que no y pongo en marca el dispositivo: ya está!! Y os reímos todos.

Bueno… Ahí va, que es ser Artista?

Lisi: para que googleo, a ver ¿Que dice Spinetta? (y se rie).

Fefo: Al principio solo querés tocar, juntarte con tus amigos y tocar, lo mejor posible pero eso es.

Después le vas metiendo, ideas, ideales, vas formando los gustos musicales y también lo que uno quiere mostrar y como quiere hacerlo, entonces se vuelve algo más serio. Te vas formando uno va aprendiendo todo el tiempo, desde lo musical desde lo humano y el artista va apareciendo.

Gianlu: Para mí es un ser completo, o sea es alguien que tiene una sensibilidad, que tiene algo digno de admiración. Es tener un don, no hace falta que seas destacado, sino que lo hagas con pasión, con amor. Alguien que expresa con el sentimiento.

Lisi: Es expresarse, mostrarle a alguien lo que a vos te gusta. Ser Artista es mostrar tus sentimientos, es difícil considerarse artista. Yo creo que quien te da esa categoría es el otro, el que recibe.

Por ejemplo en este caso que nosotros hacemos rock es como un acto de resistencia, es como resistirnos a que el rock desaparezca. Porque es un movimiento que se está muriendo

Fefo: Yo creo que también en el caso nuestro, que no nos consideramos artistas, nos sentimos influenciados por artistas o músicos de la zona, de la provincia y luego de otros lados que nos mostraban sus formas y su pasión por esta música y entonces nosotros también quisimos probar de hacer esto acá en la zona. Es nuestra ilusión

Hay una frase que dijo Lisi que me intrigo. ¿De verdad ustedes creen que el rock se está muriendo?

Fefo: Yo no (contundente)

Gian Luca: Yo sí, en la Argentina si. En las radios no se pasa Rock Nacional, los adolescentes no escuchan más rock. Creo que nosotros fuimos la última generación que escucho rock. Ahora se escucha Trap, Hip Hop, Reaggeton.

Para mí el Rock  es como el teatro, siempre se está muriendo. Es como el Gato Félix dijo un amigo mío (nos reímos a carcajadas) como el Ave Fénix resurge de las cenizas. Por eso me llama la atención esa afirmación. Lo que pasa es que el mercado elige otras cosas. Por eso los medios no pasan este género. Pero en la periferia siguen los grupos, sigue la resistencia. Es marginal como debe ser además

Fefo: Lo que pasa es que todo se comercializa, entonces en los 90 fue el furor del rock, pero se vuelve a renovar todo el tiempo, el género está en constante cambio. No tiene la masividad que tenía antes pero sigue estando. Aunque los medios no acompañen, Igual hay otras vías hoy que antes no. Spotify por ejemplo y otras.

Gian Luca: Yo también pienso que el mercado eligió otras propuestas, y entonces esto perjudica, porque antes tenías toda una estructura que hacía más fácil porque había recitales, lugares para tocar etc. Ahora al no tener el mercado financiando se hace todo mucho más difícil.

De todas maneras el rock siempre fue una música marginal, contestataria

Fefo: Y si, antes a fines de los ’70 principios de los ’80 el rock era muy importante en ser la voz de la gente, en plena dictadura se generaron temas muy grosos, con mucha valentía y ahora ya no se ven esas letras militantes, el rock cambió.

Y ¿Porqué se les ocurrió hacer rock en la zona?

Fefo: Primero, gusto personal. De chico veníamos escuchando bandas de afuera y argentinas y bueno, luego aprendí a tocar la guitarra y quise hacer Rock no otra cosa. Por otra parte con Lisi siempre tuvimos los mismos gustos. Jugábamos cuando éramos chicos a tener una banda de rock.

Lisi: Claro, no se pensó mucho.. Sino que salió de esa manera porque era lo que escuchábamos. Se generó ese perfil de rockero, el gusto en común siempre fue el rock.

¿Cómo ven el movimiento en la zona? 

Lisi: En un momento era poco y nada lo que había. Cuando éramos chicos estaba «La Pericles» y «Coche viejo» en Choele. Después, empezó toda la movida en la Casa del Centenario en Beltrán, eso fue fabuloso. Nos juntábamos cinco bandas de cada lugar y entonces se armaban unos recitales maravillosos, y autogestivos. Y además rotativos, una vez en Choele, otra en Beltrán otra en Lamarque. Impresionante. Y Ahora no es tan así pero hay bandas, hay movimiento.

Fefo: Antes no había lugares, salías al boliche, alguna banda en una confi o en algún otro lado, pero la gente no tenía muchas alternativas, pero de repente hubo otro espacio gestionado por gente de las mismas bandas, gente que se ofrecía para dar una mano en la barra, en las entradas o ponían los equipos para que suene mejor. Y se armó una movida re solidaria, linda gente.

Encima se llenaba, la gente la pasaba muy bien y nunca paso nada. Estuvo la critica que decía, no pero en las peñas rockeras pasa de todo, tendría que haber policías, hay borrachos, drogas, y eso no era cierto, además nunca paso nada malo, fue impresionante. El momento más lindo no solo para el rock, sino para la producción de artistas. En la Casa del Centenario, tenían cabida todos, los plásticos, los folkloristas, los escritores, etc. Un espacio democrático.

Lisi: El espacio y las formas de producir, despertaron en otros y otras las ganas de tocar. Entonces venían y preguntaban, che podemos tocar? Y se armaba una fecha. Se extraña.

Entonces por lo que escucho, lo que ocurre como dificultad es que no hay espacios de circulación.

Lisi: Si, totalmente. Porque cuando se puede organizar algo, por más chico que sea, se llena.  Si organizamos nosotros vendemos todo en la barra, se venden entradas, etc. Lo que no hay es oferta, no hay espacios. Los bares no se ponen las pilas, menos los municipios, que tal vez están viendo y ven que estamos trabajando bien pero son más las trabas que las posibilidades.

He observado que hay una sospecha sobre los rockeros, que estos pibes fuman, se emborrachan y otras cosas, y a mí cuando estuve en la gestión siempre trabaje con el movimiento y nunca paso nada, o mejor dicho siempre paso de todo en el sentido artístico. Lo otro son preconceptos. Hicimos cosas muy grandes como el Festival del Balneario, que además siempre fue organizado por el mismo movimiento, desde la gestión acompañamos.

Fefo: bueno eso siempre fue, hay algo con el público del rock que la gente imagina más de lo que es. Borrachos hay en todos lados, en la plaza, en un cumpleaños en un boliche, eso no es privativo del rock. Pero la gente que iba y veía que la diversión era sana, luego volvía y fuimos cambiando el pensamiento.

Seguí leyendo:   Covid-19: 15 nuevos pacientes confirmados y 21 altas en el Valle Medio

La gente es prejuiciosa cuando desconoce!

Gian Luca: Mira, los que opinan ni van, los que hablan todas esas cosas ni se toman la molestia de ver, de constatar si lo que dicen es cierto. Porque nunca hubo un quilombo, en el boliche nunca pasaba nada.

Después que vos te fuiste nos hacían poner policía y nunca paso nada, yo entiendo los protocolos y las ordenanzas pero había más peleas en los boliches que en las peñas.

La Bartola tiene un público, digo propio, que los sigue?

Los tres al unisono: siiii

Fefo: Es como un gran grupo de amigos, más gente que sigue sumándose. Nosotros, lo más lindo que cosechamos son los amigos y amigas, gente que se copó y siempre preguntan «¿Cuándo tocan? Y también bandas amigas como «Tranquilino» de Río Colorado, con los cuales siempre estamos generando producciones propias en Beltrán o Rio Colorado.

Es la sensación más linda que me quedo de la banda, poder hacer muchos amigos.

Yo no conozco a «La Bartola» y pregunto a alguien: ¿Cómo es la Bartola? ¿Por dónde anda?, ¿Cuáles son sus influencias?, parecido a quien o a nadie?

Fefo: La Bartola de hace tres años ahora es diferente, vamos mutando. Ahora andamos por varios lados. Siempre intentando de armar una lista de canciones que escuchamos en el momento, a veces son de afuera o de acá de nuestro país. Por ejemplo ahora nos copamos con viejos clásicos, como génesis, Pink Floyd y otros. También mechamos con nuestros temas. En realidad somos una banda de Rock.

Lisi: Power Trio, ponele como para que la gente que entiende sepa que intentábamos que los instrumentos se escuchen, sean armónicos y que tengan fuerza. Un grupo de amigos que hace rock.

Lo que ustedes hacen, ¿Son covers?

Fefo: Si tenemos covers y reversiones.

Porque yo tengo entendido que Covers es una copia exacta del original y versión es la interpretación de un tema de otro con arreglos propios e interpretación propia. ¿Qué opinan?

Fefo: En ese sentido nosotros no hacemos una versión igual que el original. También es parte de adueñarnos de la idea, por más que no sea nuestra, hacerlas como si fuera nuestra. Si hubiéramos hecho algo igual que el original, estaríamos trabajando en los casinos y en esos espacios más pasatistas.

Gian Luca: Lo hacemos por el disfrute. Hacemos temas que nos gustan, no es lo que pide la gente, sino que batallamos cada tema. A veces hacemos temas desconocidos pero que acordamos por el gusto.

Fefo: Tenemos ese privilegio. Nos movemos con vehículos propios y entonces decimos sino tenemos gastos, vamos para adelante! Hagamos lo que nos gusta, a nuestra manera y en el Valle con la gente que nos quiere.

¿Y temas propios? 

Fefo: Si ahora volvimos, porque antes con la falsa excusa de estar separados, uno en Beltrán, otro en Fiske otro en Rosario, sólo nos juntamos en el verano, pero ahora retomamos. Con la pandemia, que nos afectó a todos, que nos enfrentó a uno mismo, pero de alguna manera pudimos juntarnos, zapar y sacar las frases que nos gustan y vamos construyendo algo propio. Estamos en ese momento.

Lisi: Siempre igual en nuestras presentaciones hacemos temas propios, lo que pasa es que nosotros nos deliramos y tocamos 25 temas, entonces son más versiones que propias. Igual hay muchos que ya no hacemos más.

Y entre los temas propios hay alguno que la gente se los apropio? Que las canta?

Fefo: Y si, la gente siempre pide, «Che, canten esa que cantaron en la fiesta de la primavera» o en alguna otra fiesta. Pero nosotros también somos conscientes que uno va creciendo y las canciones nos quedan viejas.

Gian Luca: Lo que pasa es que «La Bartola» tiene un montón de años, y uno va cambiando los gustos, las formas de escribir y entonces las canciones envejecen, pero hay gente que se acuerda de «Eras» o «Sudaremos rock», que la pasaban bien y la cantábamos.

Creo, que hasta yo cante Sudaremos Rock. Nos reímos. A esta altura debo contarles que estos pibes son absolutamente buena vibra, estamos llegando al final de la entrevista pero son tan pilas que la conversa se hace corta.

Fefo: Si, «Sudaremos Rock», era nuestro hit. La noche terminaba con todos cantando y era hermoso, pero bueno, luego vamos creciendo de vida y musicalmente y necesita renovación. Eso era parte de «La Bartola».

Lisi: y también es parte de que nunca grabamos un disco

Algo que apareció en la conversa. Vieron que cada uno se pone objetivos, sueños a cumplir, fantasías, cuando uno toca un instrumento se pregunta: ¿Para qué toco? Se imaginan cual es el sueño de la Bartola?

Fefo: La Bartola es mi cable a tierra. Después de un año de cosas, La Bartola me baja a la tierra. No me pregunto demasiadas cosas. Sé que La Bartola siempre está, es como mi familia. Es mi momento de disfrute. La Bartola es lo que es.

Pero ¿no se imaginan grabando?

Lisi: Eso es algo que siempre pensamos. Estaría bueno. Poder juntar una moneda, proyectarnos un poco. Son ideas que siempre están.

Fefo: Yo durante el año estoy en muchos proyectos y «La Bartola» es como de verano. Pero ahora lo estamos pensando de otra manera. Este encierro nos sirvió para ser más creativos. Y este proceso queremos realizar una pre grabación, hacer como una maqueta y después ver como la terminamos.

Lisi: Las ganas de progresar y seguir siempre están, pero siempre nos reunimos en verano. Y entonces el tiempo para gestionar es escaso.

Gian Luca: Claro, se mezcla el descanso también. Para mí la Bartola es mi disfrute del alma. Yo no aspiro a vivir de La Bartola, yo amo estar con mis amigos, disfruto tocar con ellos y es como parte de esa época del año. Ojala esto dure mucho y podamos progresar, y grabar y componer. Pero si no para mi está bien así.

Lisandro, vos te fuiste a estudiar música a Rosario, la cuna de monstruos de la música, es como irse a vivir a un tótem. ¿Cómo ves la movida allá?, ¿Qué haces?, ¿Cómo te moves vos, estas tocando?

Lisi: Si estoy tocando, te puedo asegurar que es más difícil que acá. Por poco terminas pagando para poder tocar. Es cierto que las posibilidades musicales son más factibles porque hay muchísimos músicos y de todos los géneros, pero los espacios son escasos, las trabas son muchísimas. Los bares te cobran, tocar en un teatro es imposible. Incluso los ensayos son dificultosos, imagíname a mí, con una batería en un taxi. Tenes que gastar en traslado todo el tiempo. Es difícil.

Y uno imagina que al ser la Catedral de la música es mucho más fácil!!

Lisi: No, es muy difícil también insertarse en el ambiente, porque al haber tanta cantidad de músicos y grupos hay mucha competencia. Así que es muy dificultoso, yo estoy dando clases de batería entonces con eso voy zafando.

Y en el caso tuyo Fefo?

Fefo: Bueno yo, como sabes, me fui a Fiske a estudiar al IUPA. Al principio volvía siempre, pero luego comencé a trabajar bastante  con grupos de alla, pero es similar a lo que cuenta Lisi. Hay tantos grupos que se hace difícil trabajar. Sobre todo hacerse conocido. Yo tuve suerte de trabajar con «Songolongo» que es un grupo muy conocido y con otros artistas, así que laburo tengo, pero la realidad es muy parecida a Rosario. En realidad es, que creo que en todos lados pasa lo mismo.

Y la llegada del INAMU (Instituto Nacional de la Música) no ayuda?

Gian Luca: Creo que sí, hay ayuda para varios rubros de la actividad y se de grupos amigos que han podido pagar la tapa de ls discos, o la edición de cd. Aunque ahora ya está fuera del mercado y las grabaciones son digitales.

Fefo: Bueno nosotros nunca trabajamos con el INAMU pero si creemos que es un avance importante, y la ley de la música también. Son avances logrados que hay que utilizarlos.

Lisi: El INAMU es importante para todo el país, pero sobre todo para los musicos emergentes, aquellos que no tienen acompañamiento, ni financiación de los Estados Municipales o Provinciales. El INAMU otorga no solo subsidios a musicos, sino a salas, y también a giras, en fin es importante.

Bueno muchachis, hasta aca llegamos, se hizo muy corto pero tenemos que despedirnos, agradezco infinitamente la buena onda y seguro nos veremos pronto.

Me saludan, contentos por la entrevista. Y vamos apagando el zoom. Esto de la pantalla no es mi fuerte, me gusta mas el olor, el calor de los cuerpos pero entiendo que es lo que nos toco.

La Bartola es como un pedazo de sueño de tantos jovenes que solo pretenden que su propuesta sea compartida, conocida y que guste a la mayor cantidad de personas. Son jóvenes que su único sueño (por ahora) es esta juntos para poder hacer música. A lo largo de nuestras provincias, nuestros pueblos, existen bandas como ellos con los mismos sueños, lo que refuerza mi idea que el Arte es sanador, transformador y te salva.

Hasta la próxima.


También te puede interesar: 

Rafa Albizúa: «El teatro independiente es un teatro de la resistencia de la supervivencia»