La historia de Silvia Balbuena, madre de 8 policías: «Todos los días le pido a Dios que los cuide»

Hoy es el Día de la Madre y, con facilidad, se podría encontrar miles y miles de grandes historias. Silvia Balbuena es mamá de ocho hijos que se desempeñan en la Policía de Río Negro. Ella nos cuenta sus vivencias en el ámbito de una familia vinculada a la institución policial en la que la vocación de servir a la comunidad es el lema principal.

Sus hijos son la Subcomisario Mariana Alejandra Cejas (Penal 1º de Viedma), Oficial Principal Valeria Soledad Cejas (Comisaría 30º), Suboficial Principal Miguel Ángel Cejas (Subcomisaria 62º de San Antonio Oeste), Sargento Primero Olga Analia Cejas (Comisaría 30º), Sargento Patricia Cejas (Penal 1º de Viedma), Cabo Primero Marcela Edith Cejas (Subcomisaria 59º), Cabo Primero Lilian Yanet Cejas (Comisaría 30º) y Cabo Primero Julio César Cejas (Comisaría 38º).

¿Qué siente al ver a sus hijos desarrollar su trabajo en la fuerza?

Me llena de satisfacción el trabajo de mis hijos, porque ellos son servidores de la comunidad. Tengo hijas que ayudaron a dar luz a una señora, otro que rescató a una persona que se estaba ahogando, por eso siempre digo que me siento muy orgullosa de cada uno de ellos.

¿Cómo es una celebración tan especial como el Día de la Madre en una familia policial?

Es un día difícil porque una no sabe si pueden estar todos los hijos, porque debido al trabajo de cada uno hay que pensar si festejamos al mediodía o a la noche, ver si alguno de los chicos que no está en Viedma puede venir. Como madre una se va adaptando, porque también me pasaba con mi marido que muchas veces no me podía acompañar a algún acto de la escuela, o en las fiestas cuando le tocaba estar de guardia.

¿Qué anécdota recuerda en el entorno policial que hayan tenido participación todos los miembros de la familia?

Seguí leyendo:   Allanamiento en el barrio Tupac Amaru: recuperan elementos robados

Tengo el recuerdo de las fiestas de Navidad y Año Nuevo que pasábamos en la Comisaría 1º cuando mi marido trabajaba allí, porque la celebración la hacíamos con toda la familia policial. Muchas veces también hemos ido a El Cóndor o al Puerto de San Antonio Este a festejar allá con uno de mis hijos, y después que mi esposo se retiró nos juntamos en casa.

¿Qué cosas tiene presente una madre de empleados policiales?

Y yo todos los días le pido a Dios que cuide de los chicos. Siempre les digo a mis hijos que tengan mucho cuidado, que piensen bien lo que van a hacer, y que se acuerden que los estoy esperando. En todo momento estoy pensando en que ellos puedan estar bien cuando están cumpliendo con su trabajo.

¿Cómo está viviendo este contexto de pandemia?, tomando en cuenta el rol fundamental que cumplen los empleados policiales en el cuidado y la prevención

La pandemia la vivo con un poco de miedo porque mis hijos al estar trabajando se pueden contagiar y ellos para que yo no tenga problemas no quieren venir a verme. Yo soy diabética, por eso tengo que tener cuidado, y ellos para cuidarme muchas veces prefieren no visitarme.

La señora Balbuena no solo es madre de ocho empleados policiales, sino que también tiene cinco nietos que también se integraron a la fuerza. Se trata del Oficial Ayudante Lorena Herrera (Comisaría 1º), Cabo Primero Oscar Osvaldo Enrique Rodríguez (Comisaría 38º), Cabo Tomás Rafael Rodríguez (La Lobería), y las Agentes Daiana Ivon Cejas (Comisaría 13º) y Karina Belén Cejas (Subcomisaria 63º). En el cierre de la charla, ella manifestó “me hubiese gustado entrar en la Policía”.


También te puede interesar:

Covid-19: Salud reconoce horas extras y guardias al personal que no puede cumplir tareas

Estamos realizando modificaciones en el sitio. Puede que experimentes algunos inconvenientes.