Las Periplas: la crítica social a través del clown, cómo reírnos de nosotros mismos

Por Pablo Otazú

Abbot y Costello, el Gordo y el Flaco, El Chavo, los Hnos. Marx, Gaby, Fofo y Miliki, Carlitos Chaplin, Buster Keaton, Los Cinco Grandes del Buen Humor, Carlos Bala, Luis Sandrini  y tantos otros, representantes del humor en la industria del cine o la televisión. Maravillas que nos regalaron y con las cuales crecimos, pero hay un universo de trabajadores y trabajadoras que están entre nosotros y quizá por eso no son tan visibles o reconocibles como aquellos. Esos que abrazan el oficio de una manera casi amorosa (o sin el «casi»), aquellas y aquellos que en la cotidianidad de los pueblos decidieron ser artistas y luchar contra los preconceptos que la sociedad aun conserva o tiene respecto al arte. Acepta los instituido es decir la industria pero no al vecino por ser vecino. Es lo que ocurre con miles y miles de artistas diseminados por todo el mapa de nuestra región, de nuestro país y del mundo.

“Las Periplas”, Pao y Lau (Paola Aciar y Laura Escalante), son nuestras y andan hurgueteando nuestras historias cotidianas para resaltar los rasgos más salientes y desde allí al clown, variante de la comedia y síntesis de la gestualidad, la corporalidad y la palabra resumida y apretada para lograr que nosotros nos riamos de nosotros. Ellas pertenecen al teatro independiente, esa forma de resistencia que en la Argentina encuentra una red muy extensa y fuerte.

-Bueno chicas, la cosa es así, esto intenta ser una charla distendida, como si nos juntáramos en un café… Les voy a hacer la primera pregunta que hago siempre… ¿Qué es el arte para ustedes?

-Paola: ¿El arte? Eh… (se queda pensando un rato) me parece que es bastante común esta idea de asociarlo con transformación ¿no?, así que para no repetir diría que tiene que ver con la, re significación, valorización, y poner experiencias en imágenes. Bajar imágenes, como sea y en la forma que sea. Entonces si pienso en el arte en general es eso, transformación sí, pero transformación en imágenes significativas. Así lo vengo pensando últimamente.

-Laura: Para mí, el arte es una necesidad de la humanidad. Una manifestación y una necesidad. No podríamos vivir sin arte. Es reinventarnos, sobre todo en el teatro que nos transformamos en otros seres, compartirlo con el público. El arte es eso, la necesidad de manifestación y de comunicación, de un modo distinto, en un mundo que nos lleva solo a la razón. Por eso es indispensable.

-Sino, nos volveríamos medios locos, ¿no?

-Laura: si, nos volveríamos locos, neuróticos, violentos.

– ¿Por qué eligen el teatro ustedes?

-Paola: para mí, porque es lo más vivo que se me puede ocurrir. El hecho artístico vivo, más cercano y más asequible me parece.

-Laura: también lo elegimos, primero y principal, porque nos apasiona la comedia. La capacidad que tiene la comedia de llegar a la gente, de transformarla y de regalarle un momento que lo saque de su cotidianeidad. Después aceptamos otros estilos, sí. Pero al principio, lo elegimos por eso, por el fenómeno que se generaba con la gente en las plazas, en las escuelas. La risa multitudinaria, no sé si la genera una obra de arte, una pintura, no sé…

– Sí, ¿no?… Es medio raro ver a un espectador en un salón de pintura frente a un cuadro matándose de risa (nos reímos)

-Laura: por eso, lo logra el teatro. Después la música tendrá algunos artistas que tienen un tipo especial de música divertida, que te haga reír. Pero el teatro tiene un género milenario, que es la comedia -«el drama también», acota Pao-. Sí, el drama también, pero yo elegí el teatro por la comedia.

– ¿Es más difícil hacer comedia que drama o tragedia? o ¿ambas son complejas?

-Paola: en mi caso, el drama no me resulta difícil porque en un punto me divierte. Me parece divertido llegar al extremo del dramatismo. No sé si me da risa, pero, me parece hasta divertido en un punto. Me divierte llevarme a mí misma a un lugar muy dramático, en el teatro y en la vida también. Me parece hasta entretenido (se ríe).

-Laura: que se yo… una cosa es entretener y otra muy distinta es ser comediante. Para mí es más difícil la comedia. Ser comediante requiere de muchas cosas, mucho trabajo. Para mí, es más compleja la comedia.

-Bueno a mí me encantaría hacer comedia, pero nunca hice…

-Laura: ¿Nunca nada de comedia?

-Sí, comedia dramática. El Amateur, era una comedia, una comedia dramática. Pero no una clásica comedia, de enredos. Bien, volviendo a ustedes, las he visto hacer otros estilos, pero por lo general siempre optaron por el Clown, como variedad dentro del oficio teatral. ¿Por qué el clown?

-Paola: Me parece que a medida que descubrís o te vas amigando con el clown, vas viendo que tiene muchas posibilidades. Tiene muchos matices, no necesariamente tiene que ser cómico, también puede ser un clown dramático. 

-Laura: pasa que, el clown, tiene la capacidad de trasformar lo trágico en algo cómico. Reírnos de nosotros mismos. El clown fracasa, el clown no hace nada bien, lo intenta, pero le cuesta.

«Para mí, el arte es una necesidad de la humanidad. Una manifestación y una necesidad. No podríamos vivir sin arte» Laura Escalante

-Claro. La Vida es Bella por ejemplo es una muestra de lo que ustedes están diciendo. El mismo Chaplin también lo hace en Tiempos Modernos, está mostrando una cosa muy terrible, pero lo hace a través de esta técnica, que…

-Paola: que está relacionada con el juego. Es una técnica directamente relacionada con el juego. Los ejemplos que estás poniendo, La vida es Bella o Chaplin, todo lo que hacen, lo hacen desde el juego. Desde el juego podés estar mostrando la realidad más cruda, de la guerra, el hambre, la explotación…

-Laura: claro, el clown hace la vida más fácil en ese sentido, digamos… si sufrimos lo hacemos juntos. Reinventa esa realidad, para mostrársela al público y regalarle una sonrisa. 

-Paola: mirá, en esta última obra que hicimos, retomamos algunos números que habíamos hecho hace bastante y le dimos una vuelta de dramaturgia para que tuviera un hilo en común, en torno al agua. Bueno, esa obra, tiene un tono crudo e irreverente, nada de metáfora, nada de delicadeza.

-No estarán hablando de que alguien envenena el agua ¿No?

-Paola: Noooooooo para nada (nos reímos). Pero le pusimos una canilla que dice “Propiedad Privada” pero sólo eso… nooooo (seguimos riéndonos)

-Laura: teatro panfletario. Bueno y adónde querías ir con lo que estabas contando… (Lau la pregunta a Pao)

-Paola: quiero decir que el Clown nos permite esa licencia de decir las cosas a la que te criaste. Decir lo que a nosotras nos parece, por ejemplo, que el río no es propiedad privada, en este caso. El clown tiene esa capacidad, el juego.

-Esa obra habría que darla en el Country que está del otro lado del río

-Paola: Sí, ya pedimos fecha… (nos reímos irónicamente). Pero bueno, ves, esa es una realidad que pasa en un montón de lugares. Los pibes cuando la damos, entienden todo, se re divierten.

-Generan conciencia también con una obra así.

-Laura: se trata un poco de ridiculizar a personajes cotidianos que están dentro de nuestra sociedad, reírnos de eso.

-Y… ¿Tonoletti aparece? (Para quienes no lo conocen Tonolletti es un personaje que hace Lau, una caricatura de muchos políticos).

-Laura: y… Tonolletti está siempre de alguna manera

-Paola: hay una reversión, un personaje que parece una reversión de Tonelletti. 

-Laura: es un personaje que lo tengo pegado. Pero volviendo a esta última obra, ahora justamente, nos llamaron de la asamblea por el agua en Fiske. Así que también, un poco nuestra idea era trabajarla en conjunto con la asamblea del agua que hay en toda la provincia. Estuvimos en Las Grutas, presentamos la obra y después…es muy didáctica la obra, después interviene la asamblea con todo el trabajo que realizan. Queremos ir a darla en Valcheta y en todos los lugares en donde está el impacto concreto. Estamos en ese trabajo.

-De todas formas, ustedes no hacen siempre temáticas tan graves como esta

-Paola: no, no. Esta se dio así y la estamos re disfrutando. Pero claro, no siempre son así. 

-Laura: los disparadores de las obras nuestras son también un poco lo que nos atraviesa. En los infantiles, sobre todo, es necesario pensarlas desde las infancias, qué tipo de mensaje llevar a las infancias desde el teatro. 

-Paola: sobre todo que sea claro, viste. Nosotras cuando pensamos en trabajar para las infancias, buscamos que sea claro, no darle vuelta a las cosas. Eso creo que el público lo re agradece.

-Laura: También tiene que ver con los desafíos que nos vamos poniendo. La obra anterior, la buscamos desde una poética, buscando más metáforas. Pensar algo distinto, porque en el trabajo infantil siempre suele irse a la acción potenciada. Pero en realidad los chicos también tienen una tranquilidad, melancolía, nostalgia. Por eso propusimos que los personajes sean dos viejitos. Entonces la obra tiene otra quietud (otro ritmo, agrega Pao). Otro ritmo, sí. Fue un desafío para nosotras como actrices, porque había muchos silencios ¿no?, acostumbradas a hacer infantiles, en donde todo el tiempo hay risas. Había tanto silencio por momentos, que a veces nos mirábamos y decíamos che, esto no está funcionando. Nos dimos cuenta que, no todo tiene que ser risa y entretenimiento. También los niños reflexionan y piensan.

– ¿De qué obra están hablando?

-Paola: ¿La de los viejitos?, Cada Uno cada Uno, se llama. Eran una viejita y un viejito.

-Sí la vi y me pareció hermosa.

-Laura: nosotras pensamos eso un poco, que los niños y niñas están sobre estimulados, hiperactivos y llegábamos nosotras con ritmo, grito, quilombo, entonces por eso nos propusimos llevar más calma.

-Y funcionó.

-Laura: sí, si totalmente funcionó. Una de las últimas funciones la hicimos para 500 pibes y funcionó muy bien. Se logró el momento de quietud. Cuando terminamos, dijimos buaa… si logramos controlar a todas esas criaturas, con una obra tan tranquila… ¡¡olvídate!!

-Paola: lo que a mí también me gusta de ponernos estos desafíos, es que, por más que sea para niños y una sabe que se va a encontrar con ese público, igualmente los adultos que están ahí también (se vuelven niños, acota Lau). Claro, se emocionan con algo que supuestamente era para niños. Te esperan a la salida para decirte que se conmovieron con tal parte o tal otra, se ponen por un ratito en ese lugar. Me encanta cuando veo que hay adultos y salen transformados.

-Es que pasa mucho eso, que se emocione más uno que los niños. Disfrutás a la par de los niños, porque el mundo mágico de la niñez no se te va nunca.

-Laura: es que esa es la razón por la que elegimos hacer teatro, para no perder la niñez. Porque el teatro te permite volver a ser niña/niño y el clown, sobre todo. 

-Y… ¿El clown para adultos?

-Laura: y… andan ideas dando vueltas por ahí, pero bueno, es como todo, en algún momento se desarrollará. Ahora estamos… nos metimos, aprovechando la virtualidad, estamos cursando la carrera de teatro a full en el instituto, aprovechando a full. Así que eso nos lleva mucho tiempo. Pero bueno, están en el tintero algunas cosas que nos las debemos.

-Paola: de clown para adultos tenemos ideas anotadas en papelitos, algunos números que hemos hecho antes. 

-Pensando en el clown que ustedes hacen, que suelen ser espectáculos más masivos, para espacios públicos, escuelas. ¿Se han propuesto un tipo de espectáculo más íntimo, pensado para un teatro, más poético? Digo, la obra de los viejitos iba un poco por ese camino…

-Paola: la obra de los viejitos había empezado como algo re poético, después fue mutando.

-Por supuesto que era poético, reformulo la pregunta quizás no sería poético, sino más bien cargado de metáfora. Pienso ¿ustedes conocen al clown ruso Slava Polunin? 

-si claro!! responden al unísono 

-Él hace cosas sumamente poéticas, pensadas para teatros. 

-Paola: bueno de ese estilo nosotras tenemos algunos números

-Laura: es que nosotras hemos hecho más números, ese estilo. Ponernos en un trabajo más de creación, está en el tintero, es algo que queremos hacer, siempre está ese deseo. Ahora para salir pensamos una obra que sea para todo público, pensando en todo lo que vivimos del año anterior, el aislamiento. Entonces el objetivo era que el teatro vuelva a salir a la calle. Ese fue el objetivo principal para poder hacer la obra y hasta que el clima nos acompañe, lo vamos a seguir haciendo.

Nos quedamos en ese proceso, pero ahora que nos lo decís, nos motivás a que volvamos sobre los escritos que teníamos y hacer algo con eso.

-Lo que a mí me ocurre como espectador frente a ese tipo de espectáculos, es que me dan mucha ternura. Te devuelve esa foto que en lo cotidiano uno no puede tener. Qué se yo… por ejemplo tener a tu abuela viva y agarrarle la mano. El tipo de lenguaje que usan esos payasos, te dan ganas de ir a abrazarlos. 

-Laura: sí lo logran. Tocan una fibra ahí, de simpleza, no tienen que hacer mucho. Bueno el clown tiene eso, mientras menos hagas, es más. Porque mientras más cosas te pongas en la cabeza y quieras representar, más se desaparece el payaso.

-Paola: también tiene que ver con una esencia, porque hay una chispa que depende de cada clown. Hay payasos más chisporroteados y otros más quietitos, más metidos hacia adentro. Pablo Mario, por ejemplo, él tiene un clown que te dan ganas de ir a abrazarlo.

-Ya que mencionaron a Pablo Mario, contémosle a la gente que Pablo es un actor viedmense, que hace clown, a quien seguramente la gente ha tenido la oportunidad de ver infinidad de veces en nuestro teatro. Su obra El Ángel de la Nariz Roja, es sumamente poética. Pero también como espectador amo a Tonelletti, lo amo.

(se sonríen)

-Laura: bancále la campaña Pablo jaja (nos reímos)

-Por supuesto, le banco la campaña, hago rifas lo que sea jajá

-Laura: Tonelletti tiene eso del clown. Él puede decir cualquier barbaridad y es aceptado. La comedia tiene esa cosa cuando construís un personaje que, si yo hago a Tonelletti y lo presento como un milico ya está, el techo le llegó hasta ahí. Entonces buscar las contradicciones que tiene el ser humano está bueno también. Que te haga pensar, cómo puedo querer a este tipo. Ese era uno de los puntos que pensé al crear a Tonelletti. Un ser detestable, pero a la vez querido por la gente.

-Porque la farsa tiene esa posibilidad también. Vos exacerbas perfiles que nosotros vemos cotidianamente y nos reímos de eso.

-Laura: ¡¡Cómo no nos va a gustar hacer teatro!! Lo otro se lo dejamos a los políticos.

-Que también hacen teatro

-Laura: sí, la diferencia es que muchos dañan a la gente, nosotros no. Igual no voy a caer en el discurso de que son todos iguales, pero los malos políticos sí, hacen mucho daño.

-Coincido. Cambiando de tema ¿Cómo les fue en la pandemia?

-Laura: mmm… bien. Pasamos por todos los momentos como todo el mundo. Momentos de angustia, de extrañar. En mí caso tuve el nacimiento de una sobrina de por medio, la vi recién al año.

-Estás como Wiñazki 

-Paola: total, re wiñazki “Quiero ver a mi sobrina” (imita burlonamente al periodista)

(Nos reímos un buen rato)

-Laura: bueno nosotras porque vivimos en un barrio que bueno, compartíamos con el vecino de enfrente, hablábamos de vereda a vereda.

Nos cuestionaban mucho por qué si había un masculino en el grupo, se llamaba Peripla. Te estoy hablando del 2009, cuando todavía no estaban estas discusiones que tenemos hoy.

– ¿Económicamente cómo la llevaron?

-Laura: a diferencia de muchos, nosotras trabajamos en las escuelas, teníamos un sustento y una estabilidad.

-Paola: pudimos seguir trabajando. Un montón, de hecho, trabajamos más incluso.

-Laura: eso es lo importante poder decir, pude pasar la pandemia en una casa, calentita, así que no me puedo quejar. Salvo lo anímico, que por ahí te pegaba un poco la nostalgia… pero después sinceramente no me puedo quejar. Nosotras no la pasamos como la pasaron muchos, y que la siguen pasando aún.

-Paola: en cierto punto, disculpá que agregue algo, un poco la sensación de haber descansado también. Descansar del tener que salir corriendo, de tener que andar para acá y para allá. Corremos tanto todo el día, que creo que al tener que parar sí o sí, el cuerpo, los cuerpos descansaron, aunque claramente vino también una ansiedad por otro lado. Pero bueno, siento eso, los cuerpos descansaron del trajín diario.

Seguí leyendo:   Llegan en junio otras dos millones de dosis de vacunas Sinopharm

-Sé que trabajan mucho, la docencia, sus obras, pero ¿Alguna vez pensaron en una escuela Las Periplas Clown?

(Se sorprenden, se ríen, se miran, me miran)

-Paola: no lo habíamos pensado nunca…

-Laura: ¿una escuela de clown decís?, nos falta, todavía nos falta, nosotras seguimos aprendiendo.

-A ver… yo tengo 65 años y sigo aprendiendo. Pero en el Valle Medio, si yo me pongo a pensar, ¿las únicas clown que hay son ustedes? Ayúdenme que mi memoria ya…

-Paola: no, está Camilo Pulmari también.

-Claro, Camilo también. Bueno serán tres o cuatro entonces.

-Paola: bueno mirá, en algún momento pensamos en reacondicionar la casa, para tener un pequeño espacio para entrenar. Está como en los planes y quien te dice de ahí sale algo.

-Laura: pienso igual que, hay que sembrar más que nada. Porque una cosa es juntarse a entrenar un grupo de payasos que tienen el objetivo de una obra o lo que sea. Pero otra cosa es sembrar la semilla del clown, como nos sembraron en su momento nuestros profesores y ahora nosotras lo hacemos. Sí, puede ser también que ahora al trabajar en la escuela, más estar estudiando en el instituto que mandan mucho material de lectura, te lleva mucho tiempo.

-En general si me pongo a hacer una recorrida por el mapa de la provincia no hay tantos clowns. En otra época había mucho más. 

-Paola: es que muchos y muchas, toman talleres, inician una formación, pero pocos se aferran al clown. Es como transitorio. Nosotras hicimos otras cosas, pero siempre volvemos.

-Laura: si te alejás mucho después cuesta volver al clown. La esencia está, pero la dramaturgia para crear el clown es compleja. Parte mucho de la improvisación y la búsqueda. El clown tiene otras lógicas para resolver las situaciones.

– ¿Ustedes escriben, actúan y se dirigen?

-Laura: nosotras escribimos, pero en realidad siempre invitamos a varias personas.

-Paola: nos encanta que nos mire uno por acá, otro por allá, que nos hagan aportes. Hemos trabajado con alguien que nos dirija, pero nos gusta más que los amigos y conocidos vayan como…

Laura: si, y la mayoría de las obras las dirigen varios. Ahora la última, estuvo Lilo Quintín, aportando su mirada, Camilo también ayudó. Digamos que hacemos obras con varios directores. Que después eso sea un quilombo, porque cada uno aportó cosas distintas, y sí, es verdad, pero de todo eso nosotras rescatamos lo que nos sirve.

-Paola: porque nosotras también, decidimos, ponemos, sacamos. Le vamos dando forma. Salvo los viejitos…

– ¿Los Viejitos con quién la hicieron?

-Paola: Con la Colo Ottogalli. La empezamos en Fiske con Fer Archanco. Después nos vinimos acá y nos empezó a mirar la colo.

-Laura: después la Colo se fue y terminamos la mitad de la obra solitas.

– ¿Quiénes fueron sus maestros o maestras?

-Paola: yo a la primera que nombro siempre, pero siempre, es a Maite Aranzábal. Porque con Maite tomamos clases en varias oportunidades.

-Toda la provincia tomo clases con Maite (gran actriz, clown, de Fiske Menuco)

-Laura: si, tal cual. Pero no sólo de clown eh.

-Paola: en Fiske tuvimos la suerte de hacer…ella estuvo en el taller municipal de teatro, cuatro o cinco años seguidos. Ahí estuvimos todos esos años. Cada año era algo distinto desde teatro callejero, teatro comunitario, bueno, en fin. Recién el último fue de clown, pero yo reconozco mucha influencia de Brecht por donde nos llevaba Maite ¿No? Rescato eso, que el trabajo que hacíamos no era para darlo a fin de año en una sala, era para llevarlo al barrio, a la calle, a un parque. 

– ¿El teatro callejero es igual que el teatro comunitario, que el teatro popular?

-Paola: podría ser, pero igualmente el teatro callejero, es particular por el registro que maneja, el tener que llegar a más gente en un espacio abierto… que se yo…

-Es algo que me pregunto siempre porque, hay quienes dicen que todo el teatro es comunitario, y a mi me parece que no. No digo que yo tenga razón, ni que ellos tengan razón, digo que son miradas diferentes. 

-Laura: habría que ver qué se interpreta, o piensa, como comunitario. Porque ahí estaría la cuestión, entender a qué se refieren con comunitario.

-Claro, pero no es lo mismo decir que vaya todo el pueblo a ver teatro, a que vaya todo el pueblo a practicarlo. Para mí, esencialmente el teatro comunitario es aquel que lo practica cualquiera.

-Laura: donde los protagonistas son los vecinos. En el teatro callejero, los protagonistas son los actores y el público es más pasivo, activara en alguna pequeña participación que se le propone o en comentarios.

-Pero los actores son gente formada, que saben a qué van y porqué eligen ese espacio. Pero bueno son cosas para debatir.

-Paola: totalmente, lo cual no quita, que quizás un grupo de teatro comunitario, digo de gente que no son actores profesionales, no pueda hacer una obra para calle.

-Totalmente, Ricardo Talento hizo Los Chicos del Cordel, que se hacía toda la obra en la calle, y era teatro comunitario.

-Laura: si, yo en ese sentido coincido con vos, que el teatro comunitario es la experiencia de que cualquier vecino pueda actuar, hacer teatro. Pero no sé si todo teatro, es comunitario, tan así.

-Paola: no, es que son dos cosas distintas.

– ¿Por qué Las Periplas? ¿De dónde surge?

(Pao se ríe)

-Laura: es que cuando viajábamos siempre nos pasaba de todo. 

-Paola: no pará, me parece que es al revés. Que nos pase de todo en los viajes, es consecuencia de que nos llamemos Periplas jajá

-Laura: es como dijo la Vinaya: “Claro por eso se llaman Periplas”. Siempre nos pasa algo, se nos rompe el auto, se nos vuela la escenografía, siempre algo nos pasaba.

-Paola: y tenemos una cosa para poner nombres, nos gustan los nombres raros para todo. Los viejitos se llaman “Cada uno Cada uno, Cacuali Cacuali” que es una frase que decía mi vieja. La primera obra que hicimos se llamaba A la Marchanta. Periplas surge también así. Cuando empezamos incluso, a veces se sumaba un amigo nuestro, y él también era peripla. Nos cuestionaban mucho por qué si había un masculino en el grupo, se llamaba Peripla. Te estoy hablando del 2009, cuando todavía no estaban estas discusiones que tenemos hoy. Propias conocidas y amigas, nos planteaban porqué periplas dejaba afuera al compañero varón.

-Chicas ¿cómo llevan ustedes la articulación entre el ámbito privado y el artístico, no surgen problemas siendo pareja, trabajar juntas?

Chan chan chan (tararean una música de suspenso al unísono mientras se ríen)

-Laura: si hablamos de los procesos creativos, tenemos sí, formas de construir diferentes. En algunas cosas soy más hincha. Necesito tener la seguridad, la claridad de ciertas cosas, la estructura bien.

-Paola: y yo soy más, vamos así nomás, dale. 

-O sea, hay como un equilibrio digamos.

-Laura: es un equilibrio que no se da porque nos pongamos de acuerdo, sino porque cada una hace lo que más le gusta hacer. Entonces ella le gusta más la producción, en cambio a mí me gusta más la puesta en escena, dibujar la escenografía, pensar los personajes.

-Paola: es eso, tanto en la creación, como en la vida después, nos complementamos un montón. Porque cuando una no tiene ganas, la otra tira y vamos para adelante. 

-Laura: es que la base de todo es el respeto y la comunicación, no guardarse cosas que te molestan de la otra y después decírselo mal. Nosotras hace 12 años que estamos y nunca nos peleamos, no nos separamos nunca. Por ahí a veces una está encabronada por cosas de la vida, pero me parece que venir a depositarlo en la persona que una quiere no tiene sentido.

-Paola: eso nos ayudó mucho ahora durante el aislamiento, estuvimos tranquilas, ninguna enloqueció. Pero tiene que ver por suerte, con estar cómodas, sentirse bien con la persona con la que estás. Nos llevamos re bien, y eso se traslada al laburo entendemos cuando sí cuando no.

-Qué bueno eso porque a veces cuesta. Las llevo de vuelta al mundo clown. ¿Cómo ven la movida a nivel provincia y a nivel país?

-Paola: nos estamos interiorizando de nuevo. Porque en realidad con la última obra nos habíamos alejado un poco.

-Laura: estar está, pero la verdad que, en mi corto camino, no he visto que el clown sea algo muy popular. Creo que se arma un tipo de clown, que viene de Buenos Aires, se toman talleres con los mismo cuatro o cinco maestros, que son de allá y después no se profundiza más. Para mí no se generan muchas semillas digamos.

-Disculpame te agrego algo que pienso y que la verdad, es algo que me suele molestar bastante. Cuando en una época había resurgido el tema de las Estatuas Vivientes, de repente todo el mundo hacía estatuas. Algunos hacían cursos, otros ni siquiera eso, inventaban algún personaje para irse a Las Grutas a trabajar en la peatonal. Con el clown acá pasó lo mismo. Cuando llegó Maite Aranzábal y empezó a formar gente, había muchos que a los dos días se compraban una nariz y salían a hacer shows en la calle, cualquier cosa hacían. Entonces pienso que ese modo de encarar la cosa, es degradar el oficio. Digo nadie puede hacer cirugías si no es cirujano, pero resulta que cualquiera hace cualquier cosa en teatro y está bien. 

-Laura: yo creo eso sí, eso es lo que pasa. El camino es largo, el del clown. El de la búsqueda personal para poder encontrar tu payaso o entender de qué se trata esta técnica, es complejo. Entonces no es que tomo un taller y ya está. La nariz del clown es una máscara, entonces requiere un trabajo. Nosotras hemos conocido varios maestros como Maite, Levin, de todos ellos una saca las herramientas que le sirven y después sigue laburando en la propia búsqueda. Pero sí totalmente, hay una desvalorización del clown.

-Paola: Me parece que tiene que ver, se cruza un poco con lo que hablábamos de la calle. Está el payaso de calle y el payaso de sala, hay como una…no sé si llamarla grieta, digámosle salto. El de calle tiene otro ritmo, en 20 minutos tiene que meter 45 gags para que la gente no se le vaya, y el clown de sala, que tiene el público ahí sentado a disposición. No es mejor uno que el otro, debieran en todo caso retroalimentarse. A mí me cuesta más ir a la calle, mantener al público cautivo es complicadísimo, por eso reconozco el valor y la capacidad que tiene el payaso de calle. 

-También está, el payaso de circo, que es un payaso más del fracaso a través de los golpes.

-Laura: si, un payaso de acción. Pero sí, para mí tiene que ver con ese boom o moda que se da en ciertos momentos.

-Paola: a eso me refería con lo que decía antes, que no se agarran al clown. La gente toma un taller porque está de moda, y después se va perdiendo, no lo hacen más.

– ¿Ustedes creen que hay diferenciación dentro del teatro? ¿tiene el mismo peso un teatro más convencional que el teatro de clown? ¿Creen que una obra de clown podría ganar el provincial de teatro?

-Paola: (sonríe con un gesto como de descreimiento) no para mí no. Lo veo re difícil, te pueden llegar a hacer una mención a lo sumo.

-Lo pregunto a propósito, porque es lo mismo que pasa con los infantiles. A mí me ha tocado ser jurado de muchos festivales en la provincia y en toda la Patagonia, y la verdad que he visto teatro infantil muy bueno. Cuando planteaba considerarlo, el resto del jurado ponía siempre un: pero…

-Paola: claro, pero, es infantil.

-Nunca mandamos un infantil a un Nacional. Lo mismo pasa con los títeres, con el clown…

-Laura: me hiciste acordar a una vez, cuando estábamos en Fiske con Vale Fidel. En su momento cuando sale el programa de Formación de espectadores, ella estaba indignada y planteó por qué no estaban incluidas las obras infantiles.

-Bueno ahí tendría una justificación, porque el programa fue pensado para adultos. Pero entonces lo que habría que hacer es otro que incluya al público infantil. Aunque todo es relativo porque las obras infantiles no las ven sólo los niños.

-Paola: es lo que yo te decía antes. Sabés que ese tipo de discusiones la he tenido hasta con compañeros del grupo. Muchas veces he querido llevar alguna de nuestras obras, a la escuela secundaria donde trabajo y compañeros me han dicho que no, porque era teatro infantil, que los adolescentes se iban a embolar y blablá. Pero yo pienso que no, que los pibes lo pueden apreciar como hecho teatral.

-Bueno Pao, claro, esas son discusiones que no hay que dejar de dar. Porque a veces nos regimos por ciertos parámetros que se impusieron en algún momento, pero que muchas veces no tienen en cuenta algunas cosas y es necesario hacerlas notar.

-Laura: sabés que ahora estoy pensando, quizás el tema está en la fragmentación del público del humor, ¿no? Pienso… ¿En qué momento eso se fragmentó? Quizás volver al humor como algo universal sería el camino, como Chaplin, que se yo… eso es lo más difícil de lograr. 

-Pero ustedes no tienen un humor sólo para público infantil, tienen un humor para todo público. En fin, chicas…creo que hemos hablado de muchas cosas…

-Paola: ¡ay no para!, me olvide de decir… jajá (bromea)

-Laura: che, ¡qué bueno este ciclo de entrevistas con los artistas eh!

-Gracias, sí de a poco se va generando algo lindo. A mí me gustan los espacios de lucha y aunque parezca exagerado estos son espacios de lucha… Bueno, última pregunta. Ustedes llegaron hasta acá, desde este hoy cada una mira hacia atrás el recorrido que han hecho, y allá al principio ven a una niña, ¿Qué le diría cada una, a esa niña que fueron?

(sonríen con ternura, se toman un tiempo para pensar)

-Paola: yo tengo muy claro que le diría: Sentite Orgullosa. Le diría prepárate, prepárate no le aflojes, arranca ya sintiéndote orgullosa. (mientras Pao habla, Lau va dejando salir la emoción)

-Laura: ¡Ay me emocioné! Emmm…yo le diría que lo está haciendo bien y que no se aleje de sus ideales, que le haga caso al corazón.

-Muy bien. Y esa niña… ¿Qué piensan que les diría a ustedes hoy?

(Suspiran y se ríen)

-Laura: me diría de todo, me diría de todo (nos reímos) aflojale también me diría, aflojale un poco en un montón de sentidos. A veces me tiro para abajo que creo no ser capaz de lograrlo, entonces creo que me diría que confíe más en mí. Me imaginé a esa nena, y no sé…una a veces se exige y no tiene sentido. Hay que ir por el buen camino, rodearse de gente linda y nada más, es por ahí.

-Paola: yo me diría vamos bien, vamos bien seguro diría. Cuando era chica ya me imaginaba actuando, si bien estudié de más grande, ya me imaginaba. Entonces por eso el vamos bien, porque me di cuenta que era para donde yo me veía. 

-Un poco me hicieron emocionar al final. Es así chicas, hay que ser buenas personas, después lo demás viene solo. El tiempo es el mejor consejero, y te da la razón si hiciste las cosas bien, si fuiste buena gente. Muchas gracias por su tiempo

-Paola: muchas gracias por esta conversación. Por pensar en nosotras, acordarte de nosotras. Queremos que estés muy bien y ojalá en algún momento poder encontrarnos con un vino mediante.

-Laura: Si, nos la debíamos a la charla ¡Gracias Pablito!

Dicen que el Clown es la mejor versión de nosotros mismos, a su vez el clown es un personaje humilde, es valiente, es inocente, va del corazón a la acción, es transparente, nos ayuda a avanzar. El clown no se esconde por eso determina una relación directa con el público, nos provoca, nos interpela y nos regala esa sonrisa que  necesitamos para que la alegría riegue  nuestra vidas.

Será que Las Periplas son todo eso, a mí me parece que sí. Gracias por la conversa chicas.

Pablo Otazú

5/6/21

Transcripción Agustina Otazú


También te puede interesar:

 

X