Motociclista embistió a un camión que circulaba por la ruta y resultó ilesa

Una joven oriunda de Luis Beltrán resultó increíblemente ilesa de un accidente de tránsito que pudo haber tenido connotaciones gravísimas.

Fue en las primeras horas de la tarde de ayer, minutos antes de las 14 horas, en la intersección que forman la calle Avellaneda con la ruta nacional 250, un peligroso acceso a la ciudad de Choele Choel que ha sido escenario de múltiples accidentes.

Dana Macía, de 29 años y oriunda de la localidad de Luis Beltrán, salía de Choele Choel buscando tomar la ruta que la llevaría de regreso a su ciudad.

Frenó, e intentó aguardar que pasara un grupo de vehículos que transitaban en tandem por la ruta en dirección a la rotonda.

Sin embargo, luego que pasara el primero de una larga fila de rodados, la moto se adelantó  de imprevisto y golpeó contra las ruedas duales del acoplado de un camión propiedad de la empresa Arideros – también de Beltrán – conducido por Alberto Direne (49).

«Cuando vi que la moto se movía hacia adelante y vi que me chocaba intenté llevar el camión hacia el carril contrario pero no pude sacarlo totalmente y sentí el golpe» contó el propio Direne, quien agregó «me quedé tranquilo cuando vi por los espejos a la chica que se había puesto de pié».

Un testigo de lo sucedido fue una persona de apellido Herrera, quien curiosamente también reside en Beltrán. «Nosotros (iba con su esposa) vimos que la chica había parado la moto esperando el paso de los autos pero de pronto salió disparada hacia la dirección en que iba el camión y temimos lo peor… gracias a Dios no fue nada grave» – dijeron aún sin poder comprender lo sucedido.

Seguí leyendo:   "Recrearte": Talleres de baile para todas las edades y fútbol femenino infantil en Luis Beltrán

Fue la esposa de Herrera la primera que auxilió a la motociclista y la contuvo hasta que llegó la policía y luego la ambulancia que la trasladó a modo preventivo hasta el nosocomio local.

La moto, una Gilera 150 Strada de color azul, fue golpeando todas y cada una de las ruedas del lateral derecho del acoplado pero nunca quedó debajo de ninguna de ellas, por lo que si bien sufrió roturas de los plásticos los daños no fueron tantos. Pero lo que es mejor, la joven resultó ilesa más allá del estado de shock.

Quienes observaron lo sucedido, coincidieron en señalar que a la joven «se le disparó el embrague de la moto… porque salió como a los saltitos» dijeron.

Otro testigo consideró «imposible que no haya visto el camión porque además, atrás del camión venían otros dos o tres autos más».

Por suerte Dana – que prudentemente llevaba casco de seguridad – podrá contar ésto como una anécdota de lo vivido y una vez ya tranquila sabrá explicar lo que pasó

 

X