‘Nancho’ Gutiérrez, un vecino que dejó huella: «Me llena el corazón recordarlo un día como hoy»

Choele Choel.- Toda localidad tiene sus historias y personajes que atesora porque fueron parte de la identidad del lugar.

A Neftali Gutiérrez Duran le decían ‘Nancho’ Gutiérrez. Y llegó a Choele Choel cuando era muy pequeño, así que no costó nada que -de manera instantánea- se convirtiera en un choelense de alma y corazón. A 14 años de su partida, es natural que los sentimientos afloren en una fecha tan importante.

Su recuerdo sigue paseando por la memoria de muchos vecinos que todavía creen ver su carro y caballo recorriendo las calles, baldíos y montes. ‘Nancho’ siempre tenía tiempo para sumarse a largas charlas amenas.

En el Día del Padre, su hijo Hugo compartió sus recuerdos de andar desde muy chico, pegado a él, trabajando a puro corazón. Siempre dando una mano a algún vecino que lo necesitara. «Así lo recuerdo a mi viejo, saliendo desde muy temprano a buscar el mango a la calle, sus changas eran el único ingreso a nuestra casa».

Y siempre ofrecía una sonrisa a quien requiera de sus servicios. Cargaba escombros y llevaba lo que fuera necesario. «Nos enseñó que el laburo digno siempre es lo más importante», recordó.

Desde muy chico, Hugo ayudaba a preparar el carro y el caballo muy temprano. Salían a recorrer las calles, las chacras y llegaban hasta Pomona. En estos recorridos siempre hacían paradas para cumplir con una buena charla con quien la proponía.

«Muchas veces nos faltaban cosas en casa, somos 9 hermanos. Pero más allá de eso, siempre que encontraba a algún vecino que necesitaba una mano, no lo dudaba y lo invitaba a comer o a compartir un rato con nosotros», contó Hugo, y admite que a veces se molestaban con esa actitud, «pero era su personalidad».

Seguí leyendo:   Programa de castraciones gratuitas de animales de compañía en el Barrio Maldonado

Piensa que quizá por esa forma de ser es que hoy la casa de la familia sigue siendo un centro en el barrio. Cuando alguien pide un taxi, dice…«de la casa del Nancho, a tantas cuadras».

Pasaron ya 14 años de su partida, pero Hugo lo siente muy cerca. Asegura que llevar su apellido es un honor. Cuando se presentó a pedir trabajo en la empresa en la que hoy se desempeña, el encargado apenas vio su nombre le dijo que no necesitaba referencias. «Sé de qué familia venís…», le respondió en un breve trámite.

«¿Qué le diría si pudiera verlo? …lo abrazaría y le daría las gracias por haberme brindado tantas charlas y prepararme a su manera. Lleno de consejos, con trabajo digno que hoy como padre me gustaría poder transmitirle a mis hijos», reflexionó.

Hugo recuerda a ‘Nancho’ en un día tan especial para tantos padres. «Me llena el corazón recordarlo y sobre todo saber que muchos vecinos lo recuerdan con cariño y afecto».


También te puede interesar:

Historias de La Julia: Día de reyes

X