«Nunca es tarde para empezar a estudiar»

Choele Choel.- Los docentes de la Escuela de Educación Básica de Adultos (EEBA Nº16) que funciona en el predio de la Escuela Nº 10 «Basilio Villarino» cuentan su increíble oficio y su ardua tarea: enseñar a leer y a escribir a vecinos que, por situaciones de la vida, no pudieron terminar la escuela primaria; y que hoy, los ayudan a cumplir este enorme desafío con entrega y dedicación.

Mariana Canale, directora de la EEBA explicó a 7 en Punto cómo funciona la escuela para adultos en los distintos barrios de esta ciudad y del Valle Medio, donde se encuentran las otras sedes.

«Actualmente estamos en «la casita» de la Escuela Nº 10, donde funciona la escuela hace casi 2 años. En sus comienzos, en el año 1975, funcionó en la escuela ubicada entre las calles Spotorno, Villegas y Ricardo Rojas. Además de la sede central, funcionan los anexos en el Barrio Las Bardas, donde las clases son de 18 a 20 hs, en el Barrio Maldonado, de 19 a 21 hs y también tenemos un anexo que funciona en el Penal Nº 6″ detalló.

Además, cuentan con un aula en la Escuela Nº 330, un aula de la biblioteca de Las Bardas, y en Luis Beltrán tienen 3 aulas de la Escuela Nº 11 y un aula de la escuela Nº 353.

«Somos una gran familia. Lo importante es que todos los que deseen pueden sumarse. Sólo tienen que acercarse a cualquier sede a partir de los 18 años y sin límite de edad».

A cada estudiante le hacen una adecuación curricular, y sobre todo, una planificación pedagógica de acuerdo a cada necesidad. «Por eso contamos con tanta variedad de planificaciones dentro del salón» agregó Mariana.

Con una totalidad de 14 docentes distribuidos en ambas localidades, cuentan además con talleres de talabartería, cocina, computación y de costura, funcionando en el Penal.

Esta escuela está por cumplir 46 años de funcionamiento, con todas sus modificaciones, ya que anteriormente dependía de Río Colorado.

La orientación que reciben los egresados está sujeta al mismo sistema educativo que el resto de las escuelas primarias; pero también se los orienta y motiva a que puedan continuar sus estudios secundarios en un futuro.

«Los directores de los distintos establecimientos educativos tenemos buena relación, y periódicamente, interactuamos en relación a situaciones que surgen en el aula y coordinamos las distintas actividades».

Natalia Tanos, docente del establecimiento explicó que «Ser parte de esta escuela es hermoso, ya que vivimos junto al estudiante distintas situaciones de vida; y cuando logran adaptarse al grupo, concurren a clases con mucho más interés».

«Es algo muy gratificante cuando aprenden a leer o a escribir porque muchos de ellos, por cuestiones en su niñez o adolescencia tuvieron que dejar sus estudios para afrontar un trabajo o asistir a su núcleo familiar, entre otras razones personales», agregó.

«Pero la escuela, es mucho más que eso… Hay momentos de las clases que notamos que algo les pasa, y cuando eso sucede, la clase se deja de lado por un instante y se les brinda un espacio para que comenten sus inquietudes o problemáticas. La escuela también contiene y es algo muy importante también», indicó Natalia.

Seguí leyendo:   Capacitación de RCP en la Escuela Nº 110 de La Rinconada

Cuando realizaron los censos en las localidades en que cuentan con sedes, se han encontrado con situaciones en que muchos les dicen: «Ya soy grande para estudiar» o «¿Para qué voy a estudiar?»; entonces en esa charla intentan motivar y explicar que nunca es tarde para comenzar a estudiar, y continúan el seguimiento telefónicamente. «Lamentablemente hoy todavía contamos con muchos vecinos que no saben leer y escribir».

«Muchos de nuestros estudiantes hoy sueñan con poder egresar, con recibir ese diploma tan ansiado y que sus hijos o nietos vean que pudieron hacerlo, que lo lograron».

También se aborda el E.S.I y en un ámbito de respeto y confianza muchas veces escuchan frases muy reconfortantes: «Hoy me siento acompañado por ustedes».

Reciben el apoyo del Equipo Técnico Integrado por los asistentes sociales, pedagógos y psicólogos, los cuales interactúan con los alumnos y trabajan. Luego de estas charlas, se los llama por teléfono y trabajan cada caso en forma particular.

Historias y anécdotas tienen miles. Muchos de los estudiantes pertenecen a distintas colectividades que están radicadas en el Valle Medio, y en muchas ocasiones ellos mismos han preparado clases en las que muestran y cuentan su cultura, y así, logran conocerse y compartir mucho más. «Las clases se tornan más amenas. Es una hermosa forma de conocer y compartir sus vivencias» indicaron.

Muchos ya piensan en su egreso, en seguir estudiando, e incluso, en realizar un viaje de fin de curso, para culminar este ciclo tan importante, cargado de emociones y de sacrificio en tantos casos.

«La escuela de adultos es un lugar de encuentro y aprendizaje, y como docentes tenemos la gran tarea de acompañar con compromiso, responsabilidad y dedicación» resumieron.


También te puede interesar: 

Los aspirantes a guardavidas realizaron prueba de suficiencia física en el Club Sportsman

X