Rodrigo Telechea camina de Los Menucos a Chimpay para cumplir el deseo de su abuelo

Los Menucos.- No importó el frío. El joven Rodrigo Telechea afrontó el desafío de caminar desde la localidad de Los Menucos con destino a Chimpay. Esta dura travesía significa 385 km  y la consigna es “Por una infancia feliz». De esta forma cumplirá con la promesa a su abuelo de llegar hasta el santuario de Ceferino Namuncurá.

Rodrigo tiene 37 años, es fotógrafo paisajista en actividades deportivas y en eventos sociales. Además realiza tareas en el área de deportes de Los Menucos.

Contó a 7 en Punto que esta travesía la realiza sin acompañamiento, «únicamente con mi fe y mis ansias de llegar a la cuna de Ceferino Namuncurá. Estoy cumpliendo la promesa de mi abuelo. Él la quería hacer a caballo, pero falleció y hoy quiero cumplir esa promesa que nunca pudo realizar».

Esta caminata la realizó también con el fin de concientizar sobre los diversos problemas que viven cotidianamente nuestros niños niñas, «el maltrato y la falta de atención de los padres en muchos casos. Sé que esto puede ayudar un poco más».

Únicamente lleva un bastón de apoyo y una mochila con los elementos básicos. «Me largué a realizar esta travesía y,  sin dudas, quedará en mi memoria por el resto de mis días».

Para este gran desafío, Rodrigo tuvo una preparación física de muchos meses, con la colaboración de profesionales, además de su entrenamiento personal por las mesetas de su localidad.

«Estoy cumpliendo la promesa de mi abuelo. Él la quería hacer a caballo, pero falleció y hoy quiero cumplir esa promesa que nunca pudo realizar»

El viaje lo inició en la madrugada del lunes y tendrá como meta recorrer 60 o 70 kilómetros por día, y el tercer día -miércoles- 120 kilómetros para llegar hasta General Roca y después hasta Chelforó, donde realizará una parada y tiene pensado llegar a Chimpay el sábado.

Seguí leyendo:   Entregaron libros para las bibliotecas de Choele Choel

La travesía a pie tendrá una duración de seis días, sino hay contratiempos. Y la idea es arribar a la localidad de Chimpay el sábado 28. La meta de Rodrigo es concientizar a la sociedad que la infancia «es una etapa que nos marca para el resto de nuestras vidas, por eso debe ser cuidada».

A través de las redes sociales, en cada lugar donde tenga señal satelital, irá informando de su recorrido y respondiendo cuando pueda. «Es un recorrido bastante largo pero sé que voy a llegar a la meta y cumplir con la promesa de mi abuelo».


También te puede interesar:

La historia del beltranense que dejó su huella en Las Grutas y una mágica casa de té con aroma galés

X