Ruth presenta Habitarme, un disco que nació de un viaje y un sueño

«En medio de la ruta me encontraba perdida, en busca de una transformación…»

Así comienza el disco de Ruth, Habitarme que brotó con determinación en un viaje que hizo en 2019 a Perú. «Nació en distintos lugares, esa es una de las particularidades. Por eso la diversidad de estilos», define la artista de Luis Beltrán.

En 2020 tuvo el tiempo para darle forma a ese sueño que carga en una valija desde niña. Ayudó también que la vida provocara el reencuentro con el músico Simón Pérez para trabajar ya en el disco. Ambos se conocen desde hace mucho, cuando asistían en Choele Choel al Instituto Johann Sebastian Bach, de Laura y Mario.

«El disco nace por el impulso de mi madre, Dorita Ramos», confiesa Ruth. Ella siempre le decía que se anime, que siga sus sueños.  Falleció en 2021 por el Covid-19, aunque es natural que su amorosa huella merodee por el destacado trabajo artístico de su hija. «Fue un gran impulso para que se escuche lo que yo tanto amo».

«Tenemos que aceptarnos con nuestras luces y sombras. Habitarme es encontrarme a mí misma»

La música del disco es atravesado por perfectas brisas que traen folk, folklore, boleros, música brasileña, música africana, jazz, y varios estilos, aunque siempre volviendo a la canción sureña.

Seguí leyendo:   Luego de gestiones con Nación, anuncian beneficios para productores

Habitarme presenta un bellísimo ‘Barranco’, es el tema 4. La letra dice -elocuente y elegante- sobre una dulce melodía: «viajando me encuentro sobre Barrancos y Miraflores, calles llenas de cantores resonando hacia adentro, buscando el reencuentro. Puente de suspiros, aquí camino, llena de lo andino; escuchando el Pacífico, sacando el lado artístico, habitando mi destino».

«Es un tema que escribí en un barrio de Perú en donde se combina la ciudad y el Pacífico. Tocaba en las calles y escuchaba la playa, era hermoso», contó. En el tema participan Lucas Heredia, Simón Pérez, Miram Rodriguez.

Ruth también es psicóloga, una profesión que ama y que se une a la música. Ambas abrazan «un proceso que es de uno, de nadie más». Piensa que con tantas exigencias en lo cotidiano, no nos habitamos, no nos registramos. «Tenemos que aceptarnos con nuestras luces y sombras. Habitarme es encontrarme a mí misma», define.

«Canto para sanar, canto para liberar. Adentro está mi voz, tan cerca de la inmensidad…» comienza el último tema del disco de Ruth, Mantra.

Disfruta del disco


También te puede interesar:

«Un momento único»: Jennifer Pichiguen, la voz lamarqueña que ya imagina Cosquín

X