Síndrome Urémico Hemolítico (SUH), una enfermedad que involucra a todos

El Ministerio de Salud adhiere al Día Nacional de la Lucha contra el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH) que se conmemora cada 19 de agosto, en homenaje al Dr. Carlos Arturo Gianantonio, pediatra e investigador argentino reconocido por su aporte a la investigación de esta enfermedad.

Esta jornada tiene el objetivo de generar conciencia en la población sobre el SUH y la forma de prevenirlo.

El SUH es una enfermedad grave que afecta principalmente a los niños. Sus síntomas iniciales generalmente son diarrea, a veces con sangre, fiebre y/o vómitos, decaimiento y deshidratación, que luego puede evolucionar a una falla en los riñones.

El principal agente causal es una bacteria llamada Escherichia Coli productora de toxina Shiga (STEC) que se encuentra en el intestino de rumiantes (vacas, ovejas, cabras).

Las bacterias STEC llegan a la superficie de la carne por contaminación de la materia fecal en el proceso de faena o su posterior manipulación. Otros alimentos como vegetales y leches, pueden estar contaminados con la materia fecal de los animales, por abonos no tratados o por las aguas de riego contaminadas. Los contactos de persona a persona son una forma de transmisión importante por vía oral-fecal.

¿Cómo prevenimos el SUH?

  • Lavá

Lavarse las manos con abundante agua segura y jabón antes y después de preparar alimentos, en especial después de tocar carne cruda; antes de preparar mamaderas y alimentar al bebe; luego de ir o de acompañar a los niños al baño, de cambiar pañales; y de jugar o trabajar con animales.

Además se debe lavar cuidadosamente frutas y verduras, como así también las tablas, recipientes y utensilios que hayan sido usados para la carne cruda y la preparación de alimentos.

Es importante mantener limpias esponjas y trapos y desinfectar las superficies, como así también utilizar agua segura para beber y cocinar. Para asegurarse de que el agua es potable, se debe hervir durante 5 minutos o agregarle dos gotas de lavandina por cada litro de agua y conservar en recipiente estéril con tapa.

  • Separá

Mantener los alimentos crudos separados de los cocidos y de los listos para consumir, y al momento de hacer las compras, se debe separar la carne cruda del resto de los alimentos y guardarlas en recipientes herméticos en los estantes inferiores de la heladera.

Seguí leyendo:   Realizan obras de remodelación en el camping de la Isla 92

Los alimentos que ya estén cocidos y aquellos que ya están listos para consumir se deben colocar en los estantes superiores y los huevos en recipientes separados.

Al momento de preparar los alimentos, utilizar diferentes tablas para picar y cortar carnes crudas, verduras y alimentos listos para consumir.

  • Cociná

Cocinar completamente las carnes, especialmente las elaboradas con carne picada y sus derivados, como hamburguesas, albóndigas, empanadas, pastel de carne, etc. Para saber cuándo la cocción es completa, se debe observar que no haya zonas rosadas en el interior y que los jugos sean claros. El color tiene que ser homogéneo, especialmente en las preparaciones con carne picada.

  • Refrigerá

Es importante mantener la cadena de frío, es por esto que se debe comprar alimentos en comercios que mantengan condiciones de higiene y que conserven los productos perecederos a temperaturas de refrigeración y congelación.

Los alimentos perecederos tienen que ser guardados rápidamente en la heladera o freezer luego de su compra y durante los días de calor, los que estén listos para consumir no deben permanecer afuera de la heladera por más de dos horas antes de comerlos, recalentarlos, refrigerarlos o congelarlos. Recordar desechar sobrantes de comida que hayan permanecido sin refrigeración un tiempo mayor al mencionado.

Otras prácticas seguras

  • Comprar los alimentos en lugares habilitados. Una carne faenada sin condiciones de higiene puede estar contaminada.
  • Asegurarse de que los niños jueguen en piletas cloradas adecuadamente.
  • Evitar que se bañen en zanjas o canales, pueden estar contaminados.
  • Evitar que niños con diarrea jueguen o se bañen en piletas o piletines con otros niños, aún con los pañales colocados.
  • No cambiar el pañal del bebé en las superficies donde preparan o consumen alimentos.
  • No llevar a los niños a la guardería o jardín si tienen diarrea. Consultá al centro de salud y volvé a llevarlos al tener el alta.
  • Aquellas personas que trabajen en un frigorífico o carnicería, cambiar de ropa y calzado al terminar la jornada y al ingresar al domicilio

Consultar inmediatamente al centro de salud u hospital si el niño tiene diarrea, vómitos y/o dolor abdominal.


También te puede interesar: 

Enbhiga: Hoy comienza la edición en Las Grutas

X