Tardes de vóley con María Isasmendi: «es algo que amo y hoy tengo la posibilidad de enseñarlo»

Choele Choel.- En estos tiempos de reactivación de las actividades deportivas y recreativas, muchas vuelven a tomar auge y pareciera que con mas entusiasmo que nunca.

Este es el caso del playón que se ubica en el barrio Las Bardas, donde diariamente en distintos grupos, jóvenes, encuentran un espacio para distenderse de los problemas cotidianos y otros simplemente para realizar este deporte.

Estas actividades cuentan además con un atractivo especial porque la profesora que se encuentra al frente del vóley es María Isasmendi, una deportista que supo ganarse un lugar en esta ciudad, ya que desde que tenía 8 años abrazó con mucha garra este deporte.

María comentó que ella empezó desde muy chica a practicar este deporte, haciendo sus primeros pasos en el vóley Municipal, Club Villa Unión y Club Sportsman donde consiguió ganar varios campeonatos locales, provinciales y tuvo participación en torneos nacionales. Y ya con el tiempo decidió aplicar todo lo aprendido en jóvenes que quieren empezar a realizar este deporte.

Comentó que hoy gracias al presidente del Barrio Las bardas Jesús Alonso, a Jorge Alfaro y a Javier Páez, tiene la oportunidad de realizar estas clases en la cancha del barrio que cuenta con una cancha al aire libre. Antes de empezar las actividades, se presentó un protocolo al comité de crisis y cuando lo aprobaron, colocaron elementos de desinfección en el ingreso. Cuenta también con baños mixtos para todos los que se acerquen a practicar.

Hoy disponen de 2 turnos de diferentes de categorías, una que empieza con mujeres desde los 15 años hasta 40 aproximadamente, es una actividad recreativa, «es un vóley para que aprendan a jugar y sobre todo para jugar en equipo». Realizan una parte física y aprenden cómo son las posiciones. «Muchos piensan que como es una actividad recreativa, es llegar y tirar una pelota y no es así».

Seguí leyendo:   Crecimiento de la producción hortícola y mayor turismo, los desafíos del nuevo presidente del EnDeVaM

«Lo bueno de esto es que queremos armar un equipo para poder empezar a competir el año que viene», contó y agregó que, por suerte, la química de las chicas se nota todo el tiempo, «entre ellas se corrigen las posturas, como tirar una pelota pero sobre todo el tratar de formar una buena convivencia entre todos».

El grupo también está integrado por unos 25 chicos desde los 6 hasta los 14 años. «Sus padres los dejan en la cancha con total confianza ya que el predio está alambrado y yo estoy constantemente observándolos», dijo.

María divide las clases en distintos horarios. Los mayores, martes y jueves de 18 a 20 horas. Y luego, las «peques», lunes, miércoles y viernes, de 17 a 19. Cobra una cuota mínima a los padres, y ella se ocupa de pagar el seguro de cada uno, por cualquier problema que surja, «ya que si bien es un deporte que se juega en grupo, el accidente o alguna lesión siempre puede aparecer; por eso es muy importante entrenar la parte física, para que las lesiones no sean tan graves».

Es una hermosa oportunidad para que se sumen más chicos y mayores a realizar este deporte. «Es algo que yo amo y hoy que tengo la posibilidad de enseñarlo, lo disfruto aún mas».


También te puede interesar: 

 

 

X