Terapia intensiva en Valle Medio: La asignatura pendiente en la agenda de salud

Durante la semana que pasó, las pantallas de todos los medios de comunicación nacionales estuvieron teñidos de la tristeza y la impotencia que transmitía la imagen de Lara, la joven de 22 años que murió de Covid-19, en Santa Fe, esperando infructuosamente conseguir una cama en algún hospital donde poder transitar -y sanar- su enfermedad. Una imagen desgarradora que interpela y que, sin dudas, nos hace reflexionar profundamente acerca la fragilidad de nuestro sistema de salud y su incapacidad de hacer frente a situaciones como las que vivimos actualmente.

Situaciones de similar dramatismo se vivieron, en los últimos tiempos, en el Valle Medio, donde pacientes con distintas patologías o víctimas de accidentes graves tuvieron un largo peregrinaje, antes de conseguir una cama de terapia intensiva, en hospitales lejanos, saturados de pacientes y con una planta de personal agotada por una lucha sin cuartel contra la pandemia. Esta misma pandemia fue la que puso de relieve, una vez más, la indudable necesidad de contar en la región con una Unidad de Terapia Intensiva que evite los largos traslados de pacientes, muchas veces moribundos o seriamente afectados en su condición física.

Lo cierto es que la instalación de una UTI que abastezca las necesidades de la región de Valle Medio y Río Colorado, ubicada geográficamente en el Hospital de Choele Choel, es una aspiración que ya ha consumido incontables gestiones que se extienden en el tiempo, por más de 20 años, hasta la época del intendente Jesús Zuain, la primera intendencia de Robin del Río o las acciones llevadas a cabo por la ya desaparecida Fundación para el Desarrollo de la NorPatagonia (FuDeNPa). Todas estas gestiones resultaron infructuosas.

También  hubo proyectos legislativos como los presentados por los legisladores Mónica Silva, Fabio Sosa y José María Apud, el presentado por el legislador Belloso o el elaborado por el legislador Juan Martín. En todos ellos se pone de manifiesto la necesidad de «Elaborar un plan de diseño y ejecución de un sector de terapia intensiva en el hospital zonal de Choele Choel» y de «afectar los recursos necesarios a tal fin».

El año pasado, en pleno auge de la «primera ola», todos los intendentes de Valle Medio y Río Colorado realizaron un pedido explícito al gobierno provincial a través del Ente de Desarrollo del Valle Medio para que avance en la implementación del servicio de UTI y manifestaron la predisposición del EnDeVaM de afectar fondos propios en ese objetivo. La respuesta que se obtuvo en aquel momento fue que la mayor dificultad radica en la poca (o nula) posibilidad de conseguir profesionales especializados que son necesarios para la puesta en marcha de un servicio de esta naturaleza. 

La respuesta evidencia una realidad incontrastable que puede ser corroborada en la enorme dificultad que tiene salud para cubrir especialidades médicas tales como pediatría, anestesiología, neonatología e incluso clínica médica; todas ellas mucho mas frecuentes que los médicos terapistas que son una de las especialidades más demandadas de la medicina. 

Por eso, resulta clave desarrollar desde el estado políticas tendientes a generar algún tipo de incentivo que favorezca la radicación de profesionales y técnicos en distintas áreas de la vida provincial. En los años 70, el gobernador Franco desarrolló un Plan de Salud que fue ejemplo nacional (declarado así en su momento por René Favaloro), en el que impulsó el desarrollo de hospitales, pero fundamentalmente, promovió la inmigración de profesionales médicos a la provincia, creando una generación que se convirtió en pilar de la salud. 

El cambio de la vida cotidiana se hizo sentir de inmediato, en rutinas diarias, organización, procedimientos…” Roberto Balmaceda. Docente de grado y posgrado, Facultad de Ciencias Médicas – UNC

Actualmente nuestra provincia se ve seriamente afectada por la falta de profesionales médicos en distintas especialidades y distintas zonas geográficas. Otro tanto sucede en los establecimientos educativos, donde los cargos técnicos más especializados se ven cubiertos con personal idóneo, que no posee las incumbencias específicas, o bien, se han flexibilizado enormemente las incumbencias del manual de títulos, a fin de permitir el acceso a estos cargos por parte de docentes menos especializados. También existen problemas similares en organismos técnicos como el DPA, Aguas Rionegrinas, SeNAF, donde la demanda de profesionales se enfrenta cotidianamente con la dificultad de competir con la oferta privada de trabajo o con los grandes centros poblados donde los profesionales encuentran mayores posibilidades de crecimiento personal.

Seguí leyendo:   Malestar de taxistas del Valle Medio por fuertes multas que reciben por no contar con habilitación provincial

No siempre el incentivo para la llegada de profesionales pasa por el sueldo. Muchas veces las condiciones de trabajo y de vida familiar influyen tanto como el salario. De ahí la idea de generar un programa provincial que recree estas condiciones y promocione a nuestra provincia en los ámbitos adecuados.

En los últimos años, el gobierno provincial viene realizando una importante inversión en infraestructura hospitalaria. En la actualidad las obras en ejecución rondan los 3100 millones de pesos. Se inauguraron importantes remodelaciones de los nosocomios existentes -la reforma más grande sin dudas es la del Hospital de Bariloche con un costo cercano a los 2000 millones. , pero también se construyeron obras nuevas de relevancia, como el nuevo y moderno hospital de Allen, el de Catriel y el de El Cuy. Avanza con la construcción de el de Las Grutas y  ya iniciaron con el de Fernández Oro y Ramos Mexía y está a punto de licitar el de Maquinchao. También a Valle Medio llegaron algunas de estas inversiones, con el nuevo edificio anexo al hospital de Choele Choel, o las remodelaciones de Beltrán, Lamarque, Pomona, Belisle y Chimpay. Pero sistemáticamente, la terapia intensiva del Valle Medio fue quedando relegada y es algo que se nota ostensiblemente al mirar un mapa de la provincia, donde se pueda ver la distribución geográficas de las camas UTI.

Es evidente que hoy el Covid-19 es el único arquitecto de la agenda gubernamental, condicionando los recursos disponibles, no sólo desde el diseño de las prioridades en la ejecución del gasto público sino también en la baja de los ingresos, producto de la caída de la actividad económica. Sería descabellado pensar en encarar un proyecto de esta naturaleza, en medio de la pandemia, no sólo comprometiendo importantes recursos económicos sino también pretendiendo movilizar personal de salud que hoy se encuentra involucrado en la lucha contra el virus en distintos puntos del país. No obstante ello, hoy mas que nunca, es necesario redoblar el compromiso de avanzar en este tema que es de estricta prioridad para los ciudadanos de la región y que al día de hoy se ha convertido en la mayor asignatura pendiente de la agenda de salud.    


También te puede interesar: 

Covid-19: Fallecieron dos hombres, uno de Luis Beltrán y uno de Río Colorado

 

X