«Tir Pentré» o Tierra de Aldeas…

Por (*) Liliana Verbeke.

Y fueron necesarios los canales, cuyas venas cristalinas surcaron el desierto de entonces. Previo a ello todo lo necesario para construir el sueño: picos, palas y la herramienta fundamental; la voluntad de imponerse al clima, al entorno y fundar la aldea.

Decir Edward Owen o Maes Llaned (vocablo galés que significa «lugar de Ed (Eduardo) cerca de la iglesia») es aludir al nombre que éste colono daba a su chacra chubutense; pero nos referimos también a él como la figura más importante de la colonización galesa en Rio Negro.

La provincia del Chubut sería testigo del comienzo del derrotero de este ingeniero galés, quien trabajó su chacra transformando la tierra, siendo el primero que introdujo en Chubut maquinarias agrícolas. Se abocó también a la construcción de su casa, además de otras dependencias y en su propia herrería se fabricaron sus carruajes. Fabricó el molino de agua y el generador para proveer electricidad aprovechando el cauce del río Chubut, lo que hizo de su chacra la primera (se estima) en la Patagonia en poseer electricidad. Esa chacra era conocida como «Maes Llaned».

En 1876 los conocimientos y  capacidades  del Ingeniero Edward Owen, son sumamente valorados  por las autoridades gubernamentales y se le encomienda el trabajo de relevamiento y medición de tierras del lado sur del río Chubut, previendo quizás el arribo de nuevos inmigrantes. Sumado a ello  debió diseñar nuevos caminos que conectaran la zona de chacras en la zona de Puerto Madryn y permitieran la exportación de productos agrícolas del valle en cuestión.

Dueño de parte del barco llamado Monte León, utilizado para el comercio entre la colonia galesa y Buenos Aires, presidente de la “Compañía Minera Patagónica Fénix”, fue también  presidente de la Comisión Municipal del Chubut -actualmente sería la ciudad de Gaimán- durante los años 1894, 1896 y 1897, y concejal en 1887, 1900 y 1901. Miembro y presidente del Consejo Municipal de Trelew al momento de ser creado. Ninguna actividad  sin embargo podía distraer al Ing. Owen como para dejar de cumplir con su religión y su culto dominical en la capilla Nazaret, allí era diácono e incluso donó la tierra para construcción de la Capilla.

En nuestra provincia y a pedido del Gobernador Eugenio Tello (quien antes fuera gobernador del Chubut), tuvo a su cargo la dirección de las obras de construcción de los canales de riego en la zona del Valle Medio próximo a Choele Choel.

El gobernador Tello visionario y con la certeza en la posibilidad de  colonización y desarrollo de la zona, gestionó ante el Ministerio de Guerra un conjunto de carpas para alojar en forma temporal a las familias galesas. El pedido se aprueba en junio de 1902 y ante ésa posibilidad dos ciudadanos galeses, delegados del grupo original, Eduardo Owen y Mauricio Hughes, pudieron reunir un número de cincuenta familias dispuestas a partir hacia Río Negro y darse a la tarea fundante y colonizadora.

Edward Owen llega al territorio de Rio Negro en septiembre de 1902 junto a setenta hombres con sus familias provenientes de la Colonia 16 de Octubre afincada en el valle del Rio Chubut. Como podemos apreciar algunas fuentes citan que “llegó con 15 familias, aproximadamente 120 personas”, otras “con cincuenta familias”… por cierto debemos a él la creación  de ésta microrregión.

“El espacio pasó a conocerse como “Chacra de la Reserva”; y el pueblo fue llamado “Tir Pentré”, “Villa Galense” e incluso, sólo “Galense”. El término galés “Pentré”, literalmente “cabeza de pueblo”, se usa de manera habitual para designar un caserío. Fue empleado también en los inicios de Gaiman, con el agregado del vocablo “sydyn” (“Pentre Sydyn”); lo que le da el significado de “aldea repentina”.

Un libro histórico; el de la Escuela Nº 11, registra asentadas en la localidad las familias de: Eduardo Owen, Oliver Griffiths, John Evans, Gurlin Jenkins, Eduard Davies, Einlyn Griffiths, James Thomas, Robert Roberts, Alfred Jones, Davies Jones, Neclar James, John Rogers, David. M. Humphreys, David Davies, William Davies, Meurig Hughes, Thomas Owen, Benjamin Charles, Thomas James Lloyd, Ouven Robert, Luis Burrel, Benjamin Williams, Thomas Jones, John Hughes, William Owen Parry, Elías James, Robert Pugh, Philip John Rees, Daryad Pugh.

Otros apellidos surgen de correspondencia familiar: Eduardo Morgan Roberts, George Guttins, Johnnie Griffiths, Daniel Griffiths, Evans Isaac Davies.

El colono Eduardo Morgan Roberts a cuatro días de su arribo al Valle Medio envía una carta a su hermano, brindando algunos detalles del viaje en barco a la ciudad de Bahía Blanca desde Puerto Madryn (nombre galés también) y sus impresiones al arribo al Puerto de Ing. White y la ciudad de Bahía Blanca para posteriormente viajar en tren hacia Choele Choel y en ella expresa lo siguiente:

 

“COLONIA GALESA, Choele Choel, septiembre 28 de 1902.

Estimado hermano:

Arribamos todos sanos y salvos a la isla de Choele Choel el día 24 de septiembre. Partimos de Madryn a medianoche el sábado 20. Tuvimos muy buen tiempo en el barco, este llegó a Ing. White el 22 y nos quedamos allí hasta el 23 pues el tren no partía hasta las cuatro de ese día. La ciudad de Bahía Blanca se ve activa. El puerto es más adelantado que Madryn, con grandes grúas a lo largo del muelle. Las mercaderías están más baratas en Bahía Blanca que en el Chubut y el tren es muy barato también. Partimos hacia Choele Choel el 23 a las 4 de la tarde y llegamos a la estación de Choele Choel a las 16 y 50 del día 24 (de septiembre). Estuvimos doce horas en el tren, casi nos helamos de frío. El campo es muy bueno en la zona de Bahía Blanca, no puedo decir cómo era más al sur pues lo cruzamos de noche. La gente y las casas de Choele Choel tienen aspecto pobre y no he visto nunca caballos tan flacos que los que he visto aquí. No he visto aún la tierra donde vamos a afirmarnos, pues hemos estado acampando en el extremo interior de la isla frente al pueblo. Espero que dentro de unos días ya estemos en nuestras chacras. Los señores Alfred Jones, GeorgeGuttins, Johnnie Griffiths, Daniel Griffiths, Evans Isaac Davies y David Jones, llegaron por tierra más o menos al mismo tiempo que nosotros. El gobernador Tello ha donado 200 capones a los colonos así que tenemos carne gratis.

 

Saludos a todos, Tu Hermano. E.M.R.”  (*)

 

Bastó un año para que el grupo de familias seleccionadas del contingente original que arribara al Valle de Chubut, inaugurara la “bocatoma “y el canal principal el 24 de  septiembre de 1903 en esta zona del actual valle medio rionegrino llamado en sus comienzos “Canal de los Galeses”. En la actualidad esa fecha y ésa gesta, por así decirlo es recordada con una Fiesta Regional conocida con el nombre de “Fiesta de los Canales de Riego” y tiene como epicentro la localidad de Luis Beltrán.

Hacia 1909 sienta reales un importante comercio; La Agrícola de Villanueva y en 1926 el almacén de Ramos Generales de Don Damián Pérez, éstos y otros comercios dedicados a los forrajes, semillas etc., y todo lo que los colonos pudieran necesitar.

Hacia 1910 (según la Inspección de Tierras) la villa contaba con “un salón con techo de zinc y paredes de chorizo, dos piezas de adobe techo de zinc, un pozo de balde, no hay cultivos en cerco. Todo lo especificado ha sido hecho por los colonos galeses”. De hecho ése lugar no era otro que una capilla destinada no sólo a los momentos el culto sino también para otras actividades comunitarias y de reunión, así como también escuela cuando fue necesario.

Un decreto gubernamental del 14 de febrero de 1911 designó a la localidad con el nombre de Fray Luis Beltrán en homenaje al Fraile y Coronel Artillero del glorioso Ejército de los Andes hoy es llamado directamente Luis Beltrán evitando ser confundido con su homónimo en las provincias de Mendoza y Santa Fe.

En 1913 se crea la Escuela Primaria Nª11 y en 1914 se suma el Destacamento Policial Villa Galense. Alrededor del 1920 un negativo informe de la Inspección de Tierras no estima conveniente la creación de un nuevo pueblo ante la proximidad de otros ya existentes, a pesar de ello la población crecía de modo tal que en 1926  el ingeniero José Schiapira se dio a la tarea de mensurar el sitio, la población se había extendido hacia las afueras del pueblo . En 1934 la Escuela Nª11 tendrá su edificio propio y en 1938 el gobierno del Ing. Pagano hará el edificio de la comisaría. A partir de la presencia de Agua y Energía empresa estatal que tuvo a su cargo la provisión segura de ambos elementos vitales para el desarrollo lugareño, aseguró un crecimiento y bonanza que trajo  y atrajo a nuevos pobladores posibilitando la ampliación de las áreas de cultivo. Ya no serán solo la vid y a la alfalfa, vendrán frutales y la importante producción de tomates que distingue a la región. Sumado al esfuerzo y la organización que la propia comunidad se fue dando, ejemplo de esto, una institución señera como la Cooperativa Agrícola Choele Choel.

Una reliquia viviente de la ciudad de Luis Beltrán: Don Nicolás Costanzó, distinguido como “Ciudadano Ilustre de la Provincia de Rio Negro”  recuerda y atesora en su memoria y sentir gran parte del pasado de éste lugar. Así como en los comienzos fueron los pioneros galeses y su culto y religión anglicana,  también  los sacerdotes salesianos Santiago Costamagna y el acólito Luis Botta, quienes llegaron con el Ejército Expedicionario el mismo 25 de Mayo de 1879,  se dan a la tarea de evangelizar en todo el Alto y Medio Valle incluido parte de Neuquén según consta en una placa en la Capilla del Colegio en Luis Beltrán. En 1899 la misión salesiana  a pedido del Gobernador Tello se instala definitivamente en la zona.

Es el padre Pedro Bonacina el primero que se establece en el lugar, seguido del (SDB) Domingo Anselmo. Para el año 1911 Luis Beltrán ya tiene su Capilla: habían venido a cumplir con  el  sueño de Don Bosco.

Pero se agiganta  la  figura de un  hombre de ésos que parecen haber nacido para misionar la Patagonia, seres necesarios pues a su devoción y apostolado le agregan sus conocimientos y formación, el padre Pedro Juan Aceto. Sacerdote, educador, constructor  y enólogo, el Padre Aceto llega  el 5 de Abril de 1903, primero  al pueblo de Choele Choel, donde instala la casa salesiana y al recibir la Orden Salesiana tres años más tarde en donación las chacras 1 y 8 del lote V, en cercanías del actual pueblo de Luis Beltrán lugar donde la Misión se instala definitivamente en recién en 1917y se da a la tarea de crear de la recordada Escuela Agrícola y de Enología de Luis Beltrán. Construye la primera bodega con modernas maquinarias en 1920 y se elabora al decir de Aceto  “vino de sus propias uvas.  Fue una tarea de gigantes no sólo la construcción de la Escuela  sino  el esfuerzo y constancia de convertir prácticamente un desierto en tierra fértil, todo con el trabajo arduo y personalizado del padre Aceto.

Según el historiador salesiano Dumrauf: “paulatinamente iba plantando vides y árboles y los pastizales reemplazaban a las malezas, y los arenales se domesticaban con los tamariscos que Aceto trasplantaba, trayéndolos sobre sus robustas espaldas desde 10 kilómetros de distancia.”

El valioso trabajo de la Dra. Lolich da cuenta  que: “Dentro de la zona de viñedos y olivares se conserva parte de la estructura original de la bodega construida en 1923, utilizada por los salesianos para producir el vino “Patagonia” que llegó a gozar de gran prestigio en la zona. Durante algunos años, también, el Colegio formó enólogos y la bodega se utilizaba para las prácticas académicas.. El campo cultivado forma parte del paisaje de acompañamiento de esta importante obra. Si bien han desaparecido la mayoría de los viñedos originales, aún se conserva buena parte del olivar”.

El Padre Pedro Juan Aceto dejó una huella profunda, permaneció en la zona hasta 1926. La Manzana Histórica Salesiana de Viedma también supo de su  incansable tarea.

Solemos decir vulgarmente que “todo tiene que ver con todo”, pero sin dudas la visión de estadista del Gobernador Tello más el espíritu de sacrificio de los colonos galeses y la impronta misionera de los salesianos sumado al trabajo duro que sumaron muchos criollos y otros inmigrantes y su capacidad de asimilarse al desierto  , permitieron hacer de aquel TIR PENTRÉ más que una Tierra de Aldeas o chacra de Reserva, una región próspera y fecunda con infinitas oportunidades de progreso y desarrollo.

(*)Diplomada en Preservación del Patrimonio NyC. (UBP)


También te puede interesar: 

Bailey Willis, ése geólogo americano….

Seguí leyendo:   Una rionegrina sin límites: de las canchas de tierra a lo más alto del fútbol nacional