«El enfermero de la Patagonia»: Artémides Zatti será declarado santo el 27 de agosto

Viedma.- El intendente de Viedma, Pedro Pesatti, fue informado que Artémides Zatti será declarado oficialmente santo. Será el tercer santo argentino y el primero de Río Negro y la Patagonia.

Zatti había sido beatificado por el papa Juan Pablo II en abril de 2002 por un milagro que lograron confirmar dos años antes los médicos de la Congregación para las Causas de los Santos en Roma.

En 1976, el “Pariente de los Pobres”, como también lo llamaban, comenzaba su camino de santidad por la Conferencia Episcopal Argentina. En 1980 fue declarado Siervo de Dios, y venerable el 17 de julio de 1997.

Don Zatti murió el 15 de marzo de 1951, tras varios días de agonía. Había dedicado sus últimos 50 años a los enfermos de la capital rionegrina que eligió para vivir y morir, para cumplir la promesa de dedicar su vida a Dios si lograba curarse de la tuberculosis.

Dirigió el hospital salesiano San José, que se erigía en el mismo lugar donde hoy se edifica el obispado de Viedma, y alcanzó a trabajar unos pocos años en el nuevo nosocomio, que con absoluta justicia lleva su nombre.

Un día en la vida de Artémides Zatti

Sus biógrafos la describen así: “A las 4.30 ya estaba levantado. Meditación y misa. Visita a los enfermos. Después salía en bicicleta a visitar a los enfermos en la ciudad. Después del almuerzo jugaba con entusiasmo un juego de bochas con aquellos que se estuvieran recuperando. Desde las dos a las seis de la tarde, visitaba nuevamente a los enfermos en el hospital, así como también a los de afuera del hospital. Después, hasta las ocho de la noche trabajaba en la farmacia. Luego de vuelta al hospital. Hasta las 11 de la noche estudiaba medicina y, finalmente, leía algo espiritual. Después iría a descansar, pero siempre estaba a la orden para cualquiera que solicitara ayuda”.

Seguí leyendo:   Se lanzó una nueva edición de la Regata del Río Negro, la competencia más larga del mundo

Obtuvo su diploma de enfermero y en 1913 dirigió la construcción del nuevo hospital el que, muy a pesar suyo, fue demolido. Sin descorazonarse, empezó nuevamente. Como Don Bosco, la providencia era el primero y seguro ingreso del balance que tuviera que hacer de sus obras.

En 1950 se cayó en la escalera y fue confinado a la cama. Después aparecieron algunas señales de cáncer. Tuvo su último suspiro el 15 de marzo de 1951.


También te puede interesar:

Realizaron una jornada de concientización contra el uso uso indebido y tráfico de drogas

 

X