Verbitsky y el escándalo del Vacunatorio Vip: «fue un grave error»

Buenos Aires.- El periodista Horacio Verbitsky pidió disculpas por el «ejercicio de un privilegio», por haber sido vacunado contra el coronavirus en el Ministerio de Salud. Lo definió como un «error grave».

«Asumo sin excusas la parte que me toca y acepto todas las críticas recibidas, así como agradezco las tan numerosas comunicaciones de solidaridad y afecto. Si lo hice y, sobre todo, si luego lo conté sin que nadie me lo preguntara, es porque no advertí que fuera algo incorrecto, el ejercicio de un privilegio», escribió en la página web El Cohete a la Luna.

«Debo explicaciones a todos los lectores del Cohete y a quienes siguen mi trabajo y mi militancia desde hace mucho tiempo. Mi vacunación en el Ministerio de Salud fue un error grave, del que me arrepiento, y por el que pido disculpas», declaró Verbitsky.

Además, el también titular del Cels remarcó: «Habrá quienes duden, porque a lo largo de tantos años se fue estructurando un estereotipo sobre mí que excluye actos ingenuos o simplemente estúpidos. Se presume que siempre actúo en forma racional y se buscan motivaciones ocultas, que en este caso han llegado a extremos delirantes, como que fue un regalo de cumpleaños a Cristina, para que el gobierno se desembarazara de Ginés».

Seguí leyendo:   Darwin: Inauguraron el nuevo período de sesiones Ordinarias del Concejo Deliberante

Verbitsky explicó que, «alarmado ante el noveno contagio en mi familia, que abarcó desde septuagenarios hasta bebés de un año, y con una víctima fatal luego de semanas de sufrimiento», consultó al ahora exministro si «correspondía» que él se la aplicara.

«Me dijo que sí y que debía hacerlo en el Hospital Posadas, uno de los tres nacionales, que depende del Ministerio. Días después obtuve el turno», apuntó el director del Cohete a la Luna.

Sin embargo, dijo que «horas antes, desde la secretaría privada del ministro» le indicaron que «un equipo ambulante del hospital lo haría en el propio Ministerio».

«No debí haberlo consentido», aceptó Verbisky, quien juzgó que «nada» justifica su accionar e incluso, «por el contrario, debilita» su «reclamo de un trato igualitario y de cuidado especial a los más vulnerables».

«Lo más decente que se me ocurre es reconocerlo y pedir perdón. El único consuelo es constatar cuánta gente digna y pura nos rodea y no nos habíamos dado cuenta», concluyó.


También te puede interesar: 

Carreras participó del lanzamiento del Consejo Económico y Social